Siemens Stiftung

Portal

Go to: Main Navigation

Go to: Content

Go to: Sidebar

Go to: Language Navigation

Go to: Service Navigation

Go to: Quick Search

Go to: Footer

Experimento

Enseñar ciencias naturales y tecnología

El programa de educación internacional Experimento se aplica actualmente en once países de Europa, América Latina y África.

Los requisitos de educación son diferentes en cada país y fuertemente influenciados por las condiciones culturales. Por lo tanto, los socios locales, así como los ministerios de educación y las universidades están involucradas en todos los países. Las alianzas con socios locales de educación ayudan a satisfacer las necesidades específicas de cada país en sus sistemas de enseñanza y aprendizaje.

Find out more

En Chile, los niños adquieren nuevos conocimientos con Experimento.
En Chile, los niños adquieren nuevos conocimientos con Experimento.

¡La educación es la base de toda sociedad! Esta creencia también es compartida en Chile por políticos, empresarios y renombrados expertos en educación. Durante los últimos años se ha desarrollado considerablemente la conciencia acerca de la importancia estratégica de la educación en ciencias naturales y tecnología. En consecuencia, el sistema educativo atraviesa un proceso de transformación: una formación de docentes más intensiva, más becas para los estudiantes de pedagogía, mejores planes de enseñanza, remuneraciones más atractivas y, sobre todo, más clases de ciencias naturales y tecnología en la educación escolar.

La fundación Siemens Stiftung apoya este proceso y promueve la implementación de Experimento desde el año 2011 en tres regiones de Chile: en la capital Santiago y la Región Metropolitana en el centro de Chile, así como en Antofagasta en el norte y en la Araucanía en el sur del país, que son las regiones más rezagadas y con mayores falencias educacionales. En una primera instancia se implementó Experimento I 4+ y una forma adaptada a las necesidades locales de Experimento I 8+, como proyectos piloto. En la actualidad, se ha consolidado y multiplicado el uso de ambos módulos. 

Para que la implementación del programa Experimento resulte más eficaz nos apoyamos en una sólida red de aliados convencidos: el Centro de Innovación en Educación, CIE, de la Fundación Chile apoya la implementación de Experimento en la Región de Antofagasta en el norte de Chile y realiza capacitaciones para docentes focalizadas en la educación pública. Los colegios alemanes en Chile también están integrados en el programa Experimento con capacitaciones para docentes.

Existe una alianza estratégica con la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC), una universidad de renombre en América Latina y el mundo. Esta universidad mejora la formación de docentes vinculando las asignaturas STEM con una didáctica interdisciplinaria enfocada en la experimentación y busca integrar Experimento también en el perfeccionamiento continuo de los docentes.

La tradicional red de escuelas de la Sociedad de Instrucción Primaria (SIP), una red de 17 escuelas en Santiago de Chile y sus alrededores, implementó Experimento I 4+ en cuatro de sus escuelas como proyecto piloto y en la actualidad se aplica con gran éxito en 15 escuelas.

En el futuro se busca integrar Experimento I 4+, Experimento I 8+ y Experimento I 10 + en toda la cadena educativa e impulsar el trabajo conjunto en forma de cooperaciones público-privadas (PPP). En las llamadas regiones STEM se mejorará la calidad y cobertura de los cursos ofrecidos en STEM. Actualmente se prevé la constitución de dos regiones STEM: en la Región de Antofagasta en el norte y en la Región de la Araucanía en el sur de Chile.

Evaluación

Desde mayo hasta noviembre de 2013, el Centro de Innovación en Educación, CIE, de la Fundación Chile, un asociado de la fundación Siemens Stiftung en Chile, estudió el proceso de adaptación e integración del proyecto piloto “Ciencia Más” (originalmente Experimento I 8+). Cerca de 70 docentes de 10 escuelas de la provincia norteña de Antofagasta fueron encuestados con métodos cualitativos y cuantitativos, y observados en sus clases. La evaluación se realizó en dos intervalos: la situación inicial, al comienzo del proyecto (diagnóstico inicial en mayo) fue comparada con el diagnóstico final (en noviembre del mismo año escolar). En ambas instancias se evaluaron los siguientes componentes: las expectativas de los docentes, observaciones de la implementación práctica en aula, revisiones de la cobertura del plan de enseñanza, y encuestas para determinar la satisfacción de los docentes.

En términos generales, los docentes se manifestaron satisfechos con el programa y lo consideran valioso y útil, añadiendo que había enriquecido sus clases. Resulta destacable que en prácticamente todos los aspectos de las clases se produjo una mejora significativa. Los resultados muestran que el trabajo grupal fue mucho más frecuente en las aulas, lo que se puede interpretar también como un progreso en el desarrollo de las aptitudes conductuales de los alumnos. Aquí llama la atención un desarrollo básico de actividades relacionado con los métodos usados en las ciencias naturales: tanto en la realización de los experimentos, como también en la integración de los conceptos asociados a ellos, en el desarrollo de las capacidades meta-cognitivas de los alumnos, como en la revisión de lo aprendido por ellos. Los docentes advierten que incluso mejora la capacidad de razonamiento de los alumnos gracias al nuevo eje pedagógico. Sin embargo, los resultados aportan también algunas informaciones sobre lo que es necesario modificar, como por ejemplo: adecuación de los materiales a las clases chilenas, así como una mayor diferenciación por nivel.

Desde mayo hasta noviembre de 2013, el Centro de Innovación en Educación, CIE, de la Fundación Chile, un asociado de la fundación Siemens Stiftung en Chile, estudió el proceso de adaptación e integración del proyecto piloto “Ciencia Más” (originalmente Experimento I 8+). Cerca de 70 docentes de 10 escuelas de la provincia norteña de Antofagasta fueron encuestados con métodos cualitativos y cuantitativos, y observados en sus clases. La evaluación se realizó en dos intervalos: la situación inicial, al comienzo del proyecto (diagnóstico inicial en mayo) fue comparada con el diagnóstico final (en noviembre del mismo año escolar). En ambas instancias se evaluaron los siguientes componentes: las expectativas de los docentes, observaciones de la implementación práctica en aula, revisiones de la cobertura del plan de enseñanza, y encuestas para determinar la satisfacción de los docentes.

En términos generales, los docentes se manifestaron satisfechos con el programa y lo consideran valioso y útil, añadiendo que había enriquecido sus clases. Resulta destacable que en prácticamente todos los aspectos de las clases se produjo una mejora significativa. Los resultados muestran que el trabajo grupal fue mucho más frecuente en las aulas, lo que se puede interpretar también como un progreso en el desarrollo de las aptitudes conductuales de los alumnos. Aquí llama la atención un desarrollo básico de actividades relacionado con los métodos usados en las ciencias naturales: tanto en la realización de los experimentos, como también en la integración de los conceptos asociados a ellos, en el desarrollo de las capacidades meta-cognitivas de los alumnos, como en la revisión de lo aprendido por ellos. Los docentes advierten que incluso mejora la capacidad de razonamiento de los alumnos gracias al nuevo eje pedagógico. Sin embargo, los resultados aportan también algunas informaciones sobre lo que es necesario modificar, como por ejemplo: adecuación de los materiales a las clases chilenas, así como una mayor diferenciación por nivel.