• En las agendas educativas nacionales de Latinoamérica ha aumentado de manera significativa la importancia de la educación a edades tempranas.
    © Siemens Stiftung
  • La fundación Siemens Stiftung apoya esas reformas con la integración del programa educativo Experimento en el panorama educativo local.
    © Siemens Stiftung
  • Kenia y Sudáfrica son los países en los que la fundación Siemens Stiftung centra sus esfuerzos en África. Desde este año, también en Nigeria.
    © Siemens Stiftung
  • En todo niño se esconde un pequeño investigador. Los experimentos despiertan la curiosidad por el mundo y promueven la comprensión de relaciones en la naturaleza y la técnica.
    © Siemens Stiftung
  • Colaboración acreditada: la fundación "Das Haus der kleinen Forscher" realiza cursos de perfeccionamiento sobre Experimento en África, Latinoamérica y Alemania.
    © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Educación
País/Región:
Internacional
Dr. Barbara Filtzinger, directora del área de trabajo Educación de la Siemens Stiftung.

¡Los primeros años son los que cuentan!

La educación STEM a edades tempranas es un elemento imprescindible de los fundamentos para una biografía educativa coronada por el éxito. Dr. Barbara Filtzinger dirige el área de trabajo Educación de la fundación Siemens Stiftung y es miembro de la junta fiduciaria en la fundación "Haus der kleinen Forscher", la mayor iniciativa de Alemania por la educación temprana.

Señora Dr. Filtzinger, los niños poseen un interés natural por la experimentación y la observación. ¿Qué "proyecto de investigación" le fascinó en particular en su niñez?

¡El circuito eléctrico! Ese simple sistema físico compuesto por una pila y dos alambres me fascinó absolutamente de pequeña y me dio mucho que pensar. Analizábamos todo lo que caía en nuestras manos. Desde sencillas instalaciones de luz hasta coches de carreras de juguete equipados con luces parpadeantes.

A los niños les gusta experimentar por naturaleza. ¿Por qué es necesaria una educación temprana en las asignaturas STEM?

La educación de STEM proporciona una familiaridad básica con un mundo marcado por la ciencia y la tecnología, así como una conciencia sobre los retos globales que de esta circunstancia se derivan. La educación de STEM es necesaria para una participación democrática y fomenta la cohesión social. Esa importancia hace que sea imprescindible una educación STEM temprana. ¡Los primeros años son los que cuentan! En las guarderías y los jardines de infancia se sientan las bases de las biografías educativas individuales. Pero el aprendizaje se produce por sí mismo, sino que requiere propuestas selectivas.

La fundación "Haus der kleinen Forscher" celebra su décimo aniversario. ¿Qué caracteriza especialmente la institución en la actualidad?


Le podría nombrar ahora mismo todo una serie de resultados positivos, pero me limitaré a los siguientes. Por una parte, cabe destacar que la fundación "Haus der kleinen Forscher" se ha convertido en los diez años de su existencia en la mayor iniciativa por la educación temprana de Alemania. ¡Es un elemento fundamental de la promoción de la educación técnico-científica a edades tempranas! Al mismo tiempo, la calidad del trabajo de la fundación se somete a un análisis, examen y desarrollo continuos. La gestión orientada a la eficacia es un requisito fundamental para poder garantizar y fortalecer eficazmente la calidad pedagógica en centros preescolares. Y, finalmente, no deja de sorprenderme una y otra vez la manera tan comprometida y determinada con que se llevan a cabo las cooperaciones con otras instituciones afines a STEM y el modo tan intenso con que se vive el trabajo en red. La cooperación con socios fuertes en alianzas comprometidas tiene una importancia capital para toda la educación STEM.

Usted es desde hace muchos años miembro del consejo fiduciario de "Haus der kleinen Forscher" y dirige el área de trabajo Educación en la fundación Siemens Stiftung. ¿Qué características especiales distinguen la intensa colaboración de las dos fundaciones y cómo puede beneficiarse de ello la educación STEM?

Una característica especial es sin duda la fructífera cooperación basada en la confianza con "efecto tándem" a nivel nacional: con un impacto que entretanto ya ha alcanzado la cifra de 29 700 guarderías, jardines de infancia y escuelas primarias, la fundación "Haus der kleinen Forscher" ha sentado una base impresionante para la educación técnico-científica a nivel preescolar y en la escuela primaria. La fundación Siemens Stiftung se sustenta en esa base con Experimento I 8+ y Experimento I 10+ para la educación secundaria. Este enlace hace posible una biografía educativa sin lagunas para los niños y jóvenes de tres a 18 años. En mi opinión, un estrecho engranaje de propuestas educativas de gran calidad a lo largo de toda la cadena educativa es también uno de los factores que contribuyen al éxito de la educación STEM en general.

La fundación Siemens Stiftung y la fundación "Haus der kleinen Forscher" colaboran también eficazmente a nivel internacional desde hace algunos años. ¿Cómo se desarrolla esa colaboración?

La fundación Siemens Stiftung promueve una educación STEM de alta calidad en Alemania, Latinoamérica y África. La fundación "Haus der kleinen Forscher" apoya desde el comienzo de nuestra proyección internacional con cursos de perfeccionamiento para multiplicadores y profesores nuestro compromiso sobre el terreno. Además de eso, asesora a la fundación Siemens Stiftung en Latinoamérica en cuestiones y planteamientos específicos o reuniones de expertos, como los que se están celebrando por ejemplo actualmente en el marco de la semana internacional de la investigación en Berlín.

Usted es responsable también de las iniciativas que la fundación Siemens Stiftung implementa en Latinoamérica en el campo de la educación. ¿Qué necesidades son prioritarias, qué preguntas se plantean en la realidad escolar actual, precisamente en relación con la promoción a edades tempranas?

A pesar de los muchos éxitos, lo cierto es que la educación técnico-científica a edades tempranas es algo que aún requiere un impulso y una mejora cualitativa general. Faltan pedagogos bien formados y unas escuelas primarias y centros preescolares convenientemente equipados. La situación en la clase todavía se orienta en exceso en procesos de enseñanza y aprendizaje rígidos, como aprender de memoria a edades tempranas o alumnos sentados en fila. Pero el desarrollo sobre el terreno se ve obstaculizado en general también por barreras educativas de carácter social como, por ejemplo, la enorme heterogeneidad debida al gran número de grupos indígenas y la consiguiente diversidad lingüística. ¡Solo en México existen más de 60 idiomas nacionales! Otros retos se plantean debido a disparidades sociales: en Latinoamérica, las biografías educativas están todavía estrechamente relacionadas con los ingresos familiares. Las familias acomodadas envían a sus hijos a colegios privados caros y de calidad, mientras que a los hijos de personas con menos recursos financieros no les queda otro remedio que acudir a una modesta escuela primaria.

¿Ante este panorama, qué importancia tienen las iniciativas en materia de política educativa para la promoción de la enseñanza técnico-científica a una edad temprana?

¡La educación lo cambia todo! Y la educación STEM es una necesidad social que debe estar anclada en la política. Nuestro compromiso va por eso mucho más allá del mero trabajo operativo: junto con nuestros socios cooperantes sobre el terreno trabajamos por la integración de programas y métodos técnico-científicos en directivas de política educativa. En Sudáfrica, por ejemplo, nuestro socio cooperante, la University of Cape Town, ofrece cursos de perfeccionamiento sobre nuestro programa educativo internacional Experimento, que puede certificar conforme a las directrices del South African Council for Educators (SACE). Los docentes que asisten a las capacitaciones en la University of Cape Town, una vez aprobado el examen correspondiente, obtienen los créditos exigidos como certificado de cualificación para su presentación ante el SACE. ¡Ese es un gran éxito!
 
¿Qué aspectos son, a su parecer, especialmente importantes de cara al futuro?

Ningún país puede hoy en día afrontar por sí solo los retos cuando se trata de la educación técnico-científica. Ella es la llave para la solución de megatemas como el clima, la energía, la alimentación y la movilidad. ¡Por eso creo que el desarrollo internacional de la promoción de la enseñanza técnico-científica a edades tempranas reviste una importancia capital!

«El aprendizaje a través de la investigación no se produce por sí mismo, sino que requiere propuestas selectivas.»

Experimento en México – una entrevista con Catalina Everaert
  • Con mucho entusiasmo los niños hacen experimentos
    Con mucho entusiasmo los niños hacen experimentos en pequeños grupos, aprendiendo de este modo de una manera divertida sobre la naturaleza y la técnica.
    © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Education
País/Región:
México
Catalina Everaert, INNOVEC in México.

En México, la fundación Siemens Stiftung colabora con la organización educativa sin ánimo de lucro Innovec, una iniciativa para la mejora de los métodos didácticos y de aprendizaje en la educación STEM.

Sra. Everaert, su programa, SEVIC, está orientado hacia la experimentación autónoma. ¿Por qué trabaja también con Experimento, de la fundación Siemens Stiftung?

Experimento es un programa muy bien estructurado, que sirve como complemento al nuestro. Los temas no son idénticos y, en aquellos puntos en los que coinciden, se tratan de manera diferente. Los ensayos que se llevan a cabo en Experimento se extienden durante un periodo de tiempo breve y, en su mayor parte, son independientes entre sí. En SEVIC, las series de ensayos duran más.

A finales de 2014 se puso en marcha el proyecto piloto en cuatro escuelas. ¿Dónde están situadas estas escuelas?

Dos están ubicadas en la ciudad de Querétaro, a unos cien kilómetros al norte de la capital del país, donde se encuentran muchas empresas internacionales y universidades importantes. Sin embargo, muchos alumnos proceden de la población indígena y son pobres. Otras dos escuelas están en Guanajuato, en el centro de México, una rica y hermosa ciudad Patrimonio de la Humanidad, que cuenta incluso con una universidad, pero en los barrios de chabolas que rodean la ciudad reina la pobreza, y allí trabajamos en dos escuelas. En ambas ciudades se necesita mano de obra cualificada. Al final del año, habíamos proporcionado formación a un total de 24 profesores, que trabajan con unos 700 alumnos de primaria, de los cursos primero a sexto. Hemos introducido Experimento I 8+ para los niños de tercero a sexto curso. Los profesores afirman que el material es muy bueno y no demasiado complejo, que los alumnos están motivados y muestran entusiasmo, y que no aprenden de memoria, sino que comprenden los contenidos.

¿Se han expresado deseos de mejorar?

Ha habido propuestas de mejora. Los profesores piensan que los ensayos deberían estar clasificados por curso de una manera aún más estricta. Además, los experimentos no se ajustan con precisión a los planes de estudios prescritos por el Ministerio.

¿Qué puede hacer para solucionarlo?

Hemos creado un grupo de trabajo que adapta para nosotros el programa Experimento en México. Experimento ha de dirigirse sobre todo a los niños de sexto curso e incluir temas relacionados con el medio ambiente y la energía. Las lecciones deben adaptarse a las normas del Ministerio en cuanto a temática, y es necesario profundizar más en ellas añadiendo aún más ensayos sucesivos.

¿No se convertirá Experimento en ese caso en una copia de SEVIC?

No, se complementan y tienen un mismo objetivo: la formación continua del profesorado. Nuestro trabajo en Innovec consiste fundamentalmente en la formación de profesores; estamos convencidos de que existe una gran diferencia entre los profesores, dependiendo de si han recibido una buena o una mala formación. Desde la reforma educativa en México, el profesorado se somete a evaluación. En SEVIC y Experimento hemos enseñado durante varios días a los profesores a manejar los diversos materiales en sus propias escuelas. A continuación, hemos asistido a sus clases, les hemos observado y completado el ajuste.

Pero de esta manera es evidente que el conocimiento se difunde más lentamente...

Muy lentamente, pero la calidad está garantizada. En el proyecto piloto con Experimento estamos procediendo también con mucha cautela. Innovec alcanza en este momento apenas al diez por ciento de la población de México. Queremos encontrar vías para que la enseñanza de ciencias llegue a todo el mundo. Para ello debemos trabajar también en el ámbito digital y desarrollar efectivos programas online para los profesores.

INNOVEC

INNOVEC es una asociación civil sin fines de lucro que tiene como objetivo contribuir a mejorar la educación científica de niños y jóvenes, fomentando proyectos de desarrollo e innovación educativa bajo el enfoque de la indagación y las actividades vivenciales.

Su labor se centra en escuelas públicas de educación básica de México. A través de este enfoque de enseñanza los estudiantes se plantean preguntas, realizan experimentos para buscar soluciones a los problemas planteados, elaboran predicciones, obtienen conclusiones basadas en los resultados de sus investigaciones. Así, desarrollan un pensamiento lógico y crítico, que les permite tomar decisiones informadas respecto a sí mismos y su relación con el entorno, para actuar a favor de una mejor calidad de vida  y desempeñarse con éxito en las sociedades del Siglo XXI.

"El material es muy bueno y no demasiado complejo, que los alumnos están motivados y muestran entusiasmo."

  • Con mucho entusiasmo los niños hacen experimentos
    Con mucho entusiasmo los niños hacen experimentos en pequeños grupos, aprendiendo de este modo de una manera divertida sobre la naturaleza y la técnica.
    © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Education
País/Región:
México
Catalina Everaert, INNOVEC in México.

En México, la fundación Siemens Stiftung colabora con la organización educativa sin ánimo de lucro Innovec, una iniciativa para la mejora de los métodos didácticos y de aprendizaje en la educación STEM.

Sra. Everaert, su programa, SEVIC, está orientado hacia la experimentación autónoma. ¿Por qué trabaja también con Experimento, de la fundación Siemens Stiftung?

Experimento es un programa muy bien estructurado, que sirve como complemento al nuestro. Los temas no son idénticos y, en aquellos puntos en los que coinciden, se tratan de manera diferente. Los ensayos que se llevan a cabo en Experimento se extienden durante un periodo de tiempo breve y, en su mayor parte, son independientes entre sí. En SEVIC, las series de ensayos duran más.

A finales de 2014 se puso en marcha el proyecto piloto en cuatro escuelas. ¿Dónde están situadas estas escuelas?

Dos están ubicadas en la ciudad de Querétaro, a unos cien kilómetros al norte de la capital del país, donde se encuentran muchas empresas internacionales y universidades importantes. Sin embargo, muchos alumnos proceden de la población indígena y son pobres. Otras dos escuelas están en Guanajuato, en el centro de México, una rica y hermosa ciudad Patrimonio de la Humanidad, que cuenta incluso con una universidad, pero en los barrios de chabolas que rodean la ciudad reina la pobreza, y allí trabajamos en dos escuelas. En ambas ciudades se necesita mano de obra cualificada. Al final del año, habíamos proporcionado formación a un total de 24 profesores, que trabajan con unos 700 alumnos de primaria, de los cursos primero a sexto. Hemos introducido Experimento I 8+ para los niños de tercero a sexto curso. Los profesores afirman que el material es muy bueno y no demasiado complejo, que los alumnos están motivados y muestran entusiasmo, y que no aprenden de memoria, sino que comprenden los contenidos.

¿Se han expresado deseos de mejorar?

Ha habido propuestas de mejora. Los profesores piensan que los ensayos deberían estar clasificados por curso de una manera aún más estricta. Además, los experimentos no se ajustan con precisión a los planes de estudios prescritos por el Ministerio.

¿Qué puede hacer para solucionarlo?

Hemos creado un grupo de trabajo que adapta para nosotros el programa Experimento en México. Experimento ha de dirigirse sobre todo a los niños de sexto curso e incluir temas relacionados con el medio ambiente y la energía. Las lecciones deben adaptarse a las normas del Ministerio en cuanto a temática, y es necesario profundizar más en ellas añadiendo aún más ensayos sucesivos.

¿No se convertirá Experimento en ese caso en una copia de SEVIC?

No, se complementan y tienen un mismo objetivo: la formación continua del profesorado. Nuestro trabajo en Innovec consiste fundamentalmente en la formación de profesores; estamos convencidos de que existe una gran diferencia entre los profesores, dependiendo de si han recibido una buena o una mala formación. Desde la reforma educativa en México, el profesorado se somete a evaluación. En SEVIC y Experimento hemos enseñado durante varios días a los profesores a manejar los diversos materiales en sus propias escuelas. A continuación, hemos asistido a sus clases, les hemos observado y completado el ajuste.

Pero de esta manera es evidente que el conocimiento se difunde más lentamente...

Muy lentamente, pero la calidad está garantizada. En el proyecto piloto con Experimento estamos procediendo también con mucha cautela. Innovec alcanza en este momento apenas al diez por ciento de la población de México. Queremos encontrar vías para que la enseñanza de ciencias llegue a todo el mundo. Para ello debemos trabajar también en el ámbito digital y desarrollar efectivos programas online para los profesores.

INNOVEC

INNOVEC es una asociación civil sin fines de lucro que tiene como objetivo contribuir a mejorar la educación científica de niños y jóvenes, fomentando proyectos de desarrollo e innovación educativa bajo el enfoque de la indagación y las actividades vivenciales.

Su labor se centra en escuelas públicas de educación básica de México. A través de este enfoque de enseñanza los estudiantes se plantean preguntas, realizan experimentos para buscar soluciones a los problemas planteados, elaboran predicciones, obtienen conclusiones basadas en los resultados de sus investigaciones. Así, desarrollan un pensamiento lógico y crítico, que les permite tomar decisiones informadas respecto a sí mismos y su relación con el entorno, para actuar a favor de una mejor calidad de vida  y desempeñarse con éxito en las sociedades del Siglo XXI.

"El material es muy bueno y no demasiado complejo, que los alumnos están motivados y muestran entusiasmo."

Education Challenge Africa
  • Education-Challenge-Africa
    A participant in the Education Challenge Africa discovers learning with Experimento.
    © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Education
País/Región:
Africa
Dr. Washington Takawira Dudu, Senior Lecturer at North-West University in South Africa.

EDUCATION CHALLENGE AFRICA – Spreading the educational program Experimento in Africa through social entrepreneurship

How can Experimento be implemented in Nigeria and other African countries? Can the education program be put into practice by local entrepreneurs? The participants at a three-week innovation workshop staged in Berlin in mid-November tackled those and similar questions. The almost twenty-strong group, mostly academics from Africa, had been invited by the two initiators, Siemens Stiftung and The DO School, as part of the “EDUCATION CHALLENGE AFRICA.” The Group’s core task was to develop strategies and concepts for implementing the education program Experimento as part of social entrepreneurship. All participants had previously dealt intensively with the issue of social entrepreneurship. Nyokabi Njuguna from Kenya, for example, has founded an NGO focusing on strategic development and launched various school programs. The computer expert Nissi Chibuzor Madu from Nigeria works for “Intellucent,” an initiative that aims to inspire school pupils and students for mathematics, while Lawrence Afere is building a mentor network in Nigeria. With this commitment and know-how, they managed to win through in a multi-stage selection process involving around 800 other entrants.
The workshop started with an introduction to the science and technology education program Experimento. Dr. Washington Dudu and Lilo Maclachlan, multipliers and pioneers of Experimento in southern Africa, presented its special concept and methodology and explained the experimentation materials and instructions. The group then devoted itself to the actual subject of the workshop and focused on developing concrete concepts and strategies.

Local know-how is a must
It soon became clear that education projects cannot be implemented solely by local entrepreneurs due to the lack of financial income for them. The participants also recognized that it was vital to integrate local educational institutions. After three intensive weeks, they presented their concept for implementing Experimento in other African countries at the closing event on December 4. It is crucial to integrate local educational institutions and strong partners, whether private individuals or companies. In that way, the projects of local entrepreneurs enjoy the goodwill of government authorities and have a sound financial footing.

The workshop delivered a further result: When weighing up various measures, precise knowledge of local circumstances is a must. Local requirements, conditions, rules and laws must be taken into account to ensure projects can be implemented. That is why Siemens Stiftung and The DO School also decided to look specifically for experts who boast such know-how. The young entrepreneurs who were invited contributed this specialist knowledge and turned EDUCATION CHALLENGE AFRICA into a project from Africa for Africa. The workshop was a resounding success for them, too. They had the opportunity to expand their knowledge, forge contacts and incorporate their visions in detailed concepts. “We not only solved a challenge, but also learned a great deal for our own companies from this three-week seminar,” was the enthusiastic summary by Nissi Chibuzor Madu.

Linking commitment to education with experience in supplying basic service

The project can get underway at any time. During the workshop, participants established initial contacts with a Nigerian university. In addition, two-thirds of the young entrepreneurs would like to play an active part in implementing Experimento in Nigeria. EDUCATION CHALLENGE AFRICA offers Siemens Stiftung the opportunity to link its commitment to education with their experience in supplying basic services. The foundation has been initiating a wealth of entrepreneurship projects around the globe for many years, promoting personal initiative and the entrepreneurial mindset, and offering seminars and training courses. The cooperation with The DO School, which specializes in innovation and entrepreneurship, is a first step in that direction. In addition, Siemens Stiftung’s engagement in the field of open educational resources (OER) means that all Experimento experiment kits can soon be adapted to local needs by the teachers and made available to third parties. The same goes for the experimentation instructions, which can be downloaded free of charge from Siemens Stiftung’s Media Portal. They are also under open license and so can be adapted, combined with users’ own content and disseminated as desired.

“Dedicated knowledge of local circumstances is needed to implement educational programs.”

  • Education-Challenge-Africa
    A participant in the Education Challenge Africa discovers learning with Experimento.
    © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Education
País/Región:
Africa
Dr. Washington Takawira Dudu, Senior Lecturer at North-West University in South Africa.

EDUCATION CHALLENGE AFRICA – Spreading the educational program Experimento in Africa through social entrepreneurship

How can Experimento be implemented in Nigeria and other African countries? Can the education program be put into practice by local entrepreneurs? The participants at a three-week innovation workshop staged in Berlin in mid-November tackled those and similar questions. The almost twenty-strong group, mostly academics from Africa, had been invited by the two initiators, Siemens Stiftung and The DO School, as part of the “EDUCATION CHALLENGE AFRICA.” The Group’s core task was to develop strategies and concepts for implementing the education program Experimento as part of social entrepreneurship. All participants had previously dealt intensively with the issue of social entrepreneurship. Nyokabi Njuguna from Kenya, for example, has founded an NGO focusing on strategic development and launched various school programs. The computer expert Nissi Chibuzor Madu from Nigeria works for “Intellucent,” an initiative that aims to inspire school pupils and students for mathematics, while Lawrence Afere is building a mentor network in Nigeria. With this commitment and know-how, they managed to win through in a multi-stage selection process involving around 800 other entrants.
The workshop started with an introduction to the science and technology education program Experimento. Dr. Washington Dudu and Lilo Maclachlan, multipliers and pioneers of Experimento in southern Africa, presented its special concept and methodology and explained the experimentation materials and instructions. The group then devoted itself to the actual subject of the workshop and focused on developing concrete concepts and strategies.

Local know-how is a must
It soon became clear that education projects cannot be implemented solely by local entrepreneurs due to the lack of financial income for them. The participants also recognized that it was vital to integrate local educational institutions. After three intensive weeks, they presented their concept for implementing Experimento in other African countries at the closing event on December 4. It is crucial to integrate local educational institutions and strong partners, whether private individuals or companies. In that way, the projects of local entrepreneurs enjoy the goodwill of government authorities and have a sound financial footing.

The workshop delivered a further result: When weighing up various measures, precise knowledge of local circumstances is a must. Local requirements, conditions, rules and laws must be taken into account to ensure projects can be implemented. That is why Siemens Stiftung and The DO School also decided to look specifically for experts who boast such know-how. The young entrepreneurs who were invited contributed this specialist knowledge and turned EDUCATION CHALLENGE AFRICA into a project from Africa for Africa. The workshop was a resounding success for them, too. They had the opportunity to expand their knowledge, forge contacts and incorporate their visions in detailed concepts. “We not only solved a challenge, but also learned a great deal for our own companies from this three-week seminar,” was the enthusiastic summary by Nissi Chibuzor Madu.

Linking commitment to education with experience in supplying basic service

The project can get underway at any time. During the workshop, participants established initial contacts with a Nigerian university. In addition, two-thirds of the young entrepreneurs would like to play an active part in implementing Experimento in Nigeria. EDUCATION CHALLENGE AFRICA offers Siemens Stiftung the opportunity to link its commitment to education with their experience in supplying basic services. The foundation has been initiating a wealth of entrepreneurship projects around the globe for many years, promoting personal initiative and the entrepreneurial mindset, and offering seminars and training courses. The cooperation with The DO School, which specializes in innovation and entrepreneurship, is a first step in that direction. In addition, Siemens Stiftung’s engagement in the field of open educational resources (OER) means that all Experimento experiment kits can soon be adapted to local needs by the teachers and made available to third parties. The same goes for the experimentation instructions, which can be downloaded free of charge from Siemens Stiftung’s Media Portal. They are also under open license and so can be adapted, combined with users’ own content and disseminated as desired.

“Dedicated knowledge of local circumstances is needed to implement educational programs.”

El modo en que la educación puede surtir efecto – una entrevista con catedrático Prenzel
  • Trabajo en equipo: Los alumnos investigan juntos en diferentes estaciones.
    © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Educación
País/Región:
Alemania
Manfred Prenzel es catedrático en la Technische Universität München (TUM).

El investigador de pedagogía Manfred Prenzel habla sobre su fascinación por las ciencias naturales y sobre el modo en que la educación puede surtir efecto.

Señor Prenzel, usted se ha ocupado intensamente con la pedagogía de las ciencias naturales. ¿Hubo en su propia etapa escolar alguna experiencia que le marcara para siempre?

A mí siempre me han seducido mucho las ciencias naturales, pero la clase era por lo general bastante desilusionante. Recuerdo, por ejemplo, que en una ocasión el momento culminante de una clase fue la disección de una cucaracha y la observación posterior bajo el microscopio de su muslo izquierdo. ¡Eso ya era para nosotros un gran acontecimiento! (risas) Pero lo realmente decisivo también faltaba en ese ejemplo: no se planteaba ninguna pregunta de investigación. Ni por parte de los profesores ni por parte nuestra. Nadie preguntó nunca por qué hacemos esto o qué conocimiento esperamos obtener de ello.

¿Cómo definiría una buena clase teniendo en cuenta esos antecedentes?

La mejor forma de hacerlo es partiendo del final: una clase es »buena« cuando el alumno ha aprendido lo que han previsto el plan de estudios y el docente, cuando los alumnos han comprendido los contenidos de enseñanza y de aprendizaje, cuando se despierta su entusiasmo y cuando son capaces de trasladar a su vida diaria y relacionar con su vida las soluciones y los conocimientos. El resultado es lo decisivo –y casi siempre existen diferentes caminos para alcanzar ese objetivo. 

¿De eso se trata realmente?

Sí, por supuesto. La claridad de objetivos es, en mi opinión, particularmente importante: los alumnos deberían conocer al comienzo de una unidad lectiva, de qué va a tratar la clase, por qué es importante y lo que al final deberán haber comprendido y saber hacer. Y, en segundo lugar, es importante realizar un seguimiento continuo del aprendizaje. Los educadores deben tener los ojos abiertos para detectar cuándo un alumno tiene problemas con la materia. Y, naturalmente, en ese seguimiento del aprendizaje hay que tener también en cuenta el clima social. Los alumnos deben sentirse aceptados y respetados, aunque quizás haya cosas que todavía no conozcan o sepan hacer. Y, por último, es importante que los educadores apoyen la iniciativa de sus alumnos para que sean los propios alumnos quienes, por así decir, tomen las riendas del aprendizaje.

Se dice que la educación es la clave para la innovación. ¿Es posible promover la innovación a través de la educación?

La educación es una condición necesaria, pero no suficiente, para cualquier tipo de innovación. Una educación que fomente la autonomía y la creatividad crea mejores condiciones para ser innovador que una educación dogmática y prescriptiva.

¿Puede la educación misma ser una innovación social?

Si todos tienen acceso a una educación como la recién descrita, para mí eso ya es una innovación social. Y, en segundo lugar, la educación debería tener en cuenta al individuo y sus talentos. En Alemania, por ejemplo, los niños con aptitudes manuales-artísticas tienen más dificultades en el colegio debido a que la enseñanza en Alemania tiene un fuerte enfoque analítico. El colegio, sin embargo, debería estar abierto a diferentes talentos. Pero la educación debe sobre todo manifestar la dimensión social del conocimiento: los conocimientos, en la mayoría de los casos, no han sido elaborados por investigadores solitarios desconectados del mundo. La investigación se basa sobre los conocimientos de otros y, en su mayor parte, es trabajo en equipo. Solamente a través del trabajo en común es posible responder a preguntas, mantener controversias y alcanzar resultados. Cuando se experimenta la fortaleza del trabajo conjunto, esto genera al mismo tiempo una nueva visión del aspecto social, la convivencia y la cooperación. Por eso, la educación y la innovación social están efectivamente estrechamente relacionadas entre sí.

“La educación y la innovación social están estrechamente relacionadas entre sí.”

  • Trabajo en equipo: Los alumnos investigan juntos en diferentes estaciones.
    © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Educación
País/Región:
Alemania
Manfred Prenzel es catedrático en la Technische Universität München (TUM).

El investigador de pedagogía Manfred Prenzel habla sobre su fascinación por las ciencias naturales y sobre el modo en que la educación puede surtir efecto.

Señor Prenzel, usted se ha ocupado intensamente con la pedagogía de las ciencias naturales. ¿Hubo en su propia etapa escolar alguna experiencia que le marcara para siempre?

A mí siempre me han seducido mucho las ciencias naturales, pero la clase era por lo general bastante desilusionante. Recuerdo, por ejemplo, que en una ocasión el momento culminante de una clase fue la disección de una cucaracha y la observación posterior bajo el microscopio de su muslo izquierdo. ¡Eso ya era para nosotros un gran acontecimiento! (risas) Pero lo realmente decisivo también faltaba en ese ejemplo: no se planteaba ninguna pregunta de investigación. Ni por parte de los profesores ni por parte nuestra. Nadie preguntó nunca por qué hacemos esto o qué conocimiento esperamos obtener de ello.

¿Cómo definiría una buena clase teniendo en cuenta esos antecedentes?

La mejor forma de hacerlo es partiendo del final: una clase es »buena« cuando el alumno ha aprendido lo que han previsto el plan de estudios y el docente, cuando los alumnos han comprendido los contenidos de enseñanza y de aprendizaje, cuando se despierta su entusiasmo y cuando son capaces de trasladar a su vida diaria y relacionar con su vida las soluciones y los conocimientos. El resultado es lo decisivo –y casi siempre existen diferentes caminos para alcanzar ese objetivo. 

¿De eso se trata realmente?

Sí, por supuesto. La claridad de objetivos es, en mi opinión, particularmente importante: los alumnos deberían conocer al comienzo de una unidad lectiva, de qué va a tratar la clase, por qué es importante y lo que al final deberán haber comprendido y saber hacer. Y, en segundo lugar, es importante realizar un seguimiento continuo del aprendizaje. Los educadores deben tener los ojos abiertos para detectar cuándo un alumno tiene problemas con la materia. Y, naturalmente, en ese seguimiento del aprendizaje hay que tener también en cuenta el clima social. Los alumnos deben sentirse aceptados y respetados, aunque quizás haya cosas que todavía no conozcan o sepan hacer. Y, por último, es importante que los educadores apoyen la iniciativa de sus alumnos para que sean los propios alumnos quienes, por así decir, tomen las riendas del aprendizaje.

Se dice que la educación es la clave para la innovación. ¿Es posible promover la innovación a través de la educación?

La educación es una condición necesaria, pero no suficiente, para cualquier tipo de innovación. Una educación que fomente la autonomía y la creatividad crea mejores condiciones para ser innovador que una educación dogmática y prescriptiva.

¿Puede la educación misma ser una innovación social?

Si todos tienen acceso a una educación como la recién descrita, para mí eso ya es una innovación social. Y, en segundo lugar, la educación debería tener en cuenta al individuo y sus talentos. En Alemania, por ejemplo, los niños con aptitudes manuales-artísticas tienen más dificultades en el colegio debido a que la enseñanza en Alemania tiene un fuerte enfoque analítico. El colegio, sin embargo, debería estar abierto a diferentes talentos. Pero la educación debe sobre todo manifestar la dimensión social del conocimiento: los conocimientos, en la mayoría de los casos, no han sido elaborados por investigadores solitarios desconectados del mundo. La investigación se basa sobre los conocimientos de otros y, en su mayor parte, es trabajo en equipo. Solamente a través del trabajo en común es posible responder a preguntas, mantener controversias y alcanzar resultados. Cuando se experimenta la fortaleza del trabajo conjunto, esto genera al mismo tiempo una nueva visión del aspecto social, la convivencia y la cooperación. Por eso, la educación y la innovación social están efectivamente estrechamente relacionadas entre sí.

“La educación y la innovación social están estrechamente relacionadas entre sí.”

Aprendizaje de las ciencias naturales – con las tradiciones proyectándose al futuro
  • Kinder, Experimento, Chile
    Los alumnos de una escuela básica visualizan el Sistema Solar para comprender mejor los nexos en las ciencias naturales.
    © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Educación
País/Región:
Sudáfrica
Nathalie von Siemens conversa sobre los planes para el futuro con alumnas de la escuela Musi High School en Soweto

Encuentros, experiencias y progresos de Experimento en Sudáfrica

La escuela primaria Intshayelelo es un establecimiento público ubicado en la Provincia Occidental del Cabo, Sudáfrica, al que asisten más de 1.200 alumnos y alumnas; es además uno de los muchos y diversos lugares que visitó Nathalie von Siemens en su viaje por Sudáfrica durante este otoño. La estadía de ocho días en las provincias Occidental y Oriental del Cabo y Gauteng se centró en el contacto personal y el intercambio directo con numerosos aliados que se han comprometido, junto a la fundación Siemens Stiftung, en lograr una educación moderna en ciencias naturales y tecnología. El núcleo de las actividades es el programa educativo internacional Experimento de la fundación Siemens Stiftung, que se aplica desde el año 2011 en Sudáfrica. Éste ofrece materiales, métodos e instrucciones para realizar clases orientadas en la experimentación y guiadas por el principio de aprender investigando a los pedagogos y maestros. Los contenidos son adaptados especialmente a los planes de enseñanza de cada lugar en cooperación con institutos dedicados a la formación de profesores y universidades locales.

Por el buen camino

La educación en ciencias naturales y tecnología es vital en el desarrollo personal de los jóvenes, sus oportunidades futuras y su contribución a la sociedad. Para que la educación logre su propósito, es particularmente importante el papel que juegan los docentes y sus posibilidades de transmitir los contenidos de las ciencias naturales y la tecnología. Cerca de 270 docentes y más de 20.000 escolares aprenden en la actualidad con Experimento. Un proceso exitoso que progresa en forma constante. Durante los últimos meses, el Science Competence Center en Johannesburgo ha formado a comprometidos docentes y estudiantes de pedagogía para aplicar en clases el programa Experimento. Su evaluación de los resultados: “La experiencia obtenida aquí me ha enseñado a superar mis inseguridades frente a las clases de ciencias naturales y tecnología, y a ganar confianza en la materia. ¡Estoy orgullosa de ello! Soy una joven profesora de ciencias naturales y se lo demostraré a todos”, explica convencida. Su colega añade: “Mis 55 alumnos tendrán ahora la oportunidad de poder comprender los conocimientos vinculados con las ciencias naturales y la tecnología a través de métodos cooperativos de enseñanza y con los más diversos materiales de experimentación. ¡Esta es una experiencia maravillosa!“ También lo es para la fundación Siemens Stiftung, pues la creciente demanda por Experimento y las positivas reacciones de los docentes muestran que la concepción e implementación de Experimento parecen ir por el buen camino.

El conocimiento tradicional vinculado a métodos de enseñanza modernos

La conversación entre Nathalie von Siemens y Keith Roy Langenhoven, Director de la School of Science and Mathematics, de la Western Cape University (UWC) se centró en destacar que este camino enfocado en el futuro también integra y transmite el conocimiento tradicional. El conocimiento indígena, el saber local y generalmente tradicional sobre medicina, agricultura, religión o ritos sigue teniendo hasta hoy gran importancia en muchas regiones de África, sin embargo, corre el riesgo de ser relegado  en el olvido. Gracias a Experimento es posible vincular y transmitir  este conocimiento tradicional con modernos métodos de enseñanza, como lo evidencia el ejemplo de “Filtrar agua”: un trozo de caña de azúcar sirve no sólo como bombilla para beber, sino también como una especie de tecnología tradicional para purificar agua. Al tomar agua desde charcos o arroyos se logra un efecto de purificación del agua en tanto las partículas quedan pegadas en las fibras de la caña de azúcar y son filtradas por ellas. Los ensayos de ciencias naturales de Experimento I 10+ describen un principio similar para la filtración de agua. Con el uso de arena, carbón, papel filtro o membranas específicas de filtración es posible obtener agua con diferentes niveles de pureza. La integración del conocimiento indígena en las clases tiende un puente entre las identidades culturales de los educandos y la implementación práctica de las ciencias naturales.

Sin embargo, Experimento une no sólo la sabiduría tradicional con la pedagogía moderna, también promueve el conocimiento transversal. Por ejemplo, la escuela Mthatha Excelsior High School es una escuela secundaria pública en el Cabo oriental, Sudáfrica. Los jóvenes del décimo curso trabajan concentradamente en la clase de física con Experimento I 10+ sobre el tema “Agua como acumulador de calor”. Se trata de los estados físicos del agua en forma de sólido, líquido y gas. Zola, de 16 años, toma la palabra con entusiasmo. “¡Esto lo hemos visto ya en la clase de química!”. Con esto se estimula a los alumnos a transferir los conocimientos adquiridos.

La clave de una educación orientada a resultados

Junto a las conversaciones destinadas al conocimiento e intercambio recíproco sobre el desarrollo de los contenidos de Experimento, el viaje a Sudáfrica se enfocó principalmente en el intercambio con expertos en educación. En la conversación con el Dr. Jonathan Clark, investigador en educación de la University of Cape Town y Director de las iniciativas Schools Improvement Initiative (SII) y Schools Development Unit (SDU) radicadas allí, una de las cuestiones fundamentales tratadas fue cuáles son las medidas estructurales que serían trascendentes para desarrollar procesos educativos orientados a los resultados a largo plazo y en forma sostenida. Su lema: ¡una gestión eficiente de las escuelas es la clave para un desarrollo exitoso de la educación en Sudáfrica! La gestión de las escuelas comprende todas las medidas que contribuyen al diseño y optimización de la escuela y los procesos escolares. Entre éstas se cuentan aspectos centrales como dirección, desarrollo de las clases y la escuela, manejo de conflictos y problemas, oportunidades de progreso del personal, administración y organización, así como procesos de trabajo funcionales y la asignación de recursos. “En la actualidad, una gestión exitosa de las escuelas es una tarea decisiva, no sólo en Sudáfrica sino en cualquier país. Las condiciones generales para ello ciertamente son diferentes en cada país y también es distinta la implementación en cada escuela. Sin embargo, las preguntas fundamentales son las mismas para cada escuela: ¿Cómo podemos organizar nuestra escuela de forma que generemos un entorno ideal para nuestros pedagogos? ¿Cómo generamos en nuestras escuelas condiciones óptimas de aprendizaje y desarrollo para nuestros alumnos? Estas preguntas ocupan de igual manera a los expertos y docentes en Sudáfrica, Alemania y Latinoamérica”, señaló Nathalie von Siemens después de visitar la Cape Town University, al hacer una retrospectiva de una semana de intensas experiencias en Sudáfrica.

“Gracias a Experimento es posible vincular y transmitir el conocimiento tradicional con modernos métodos de enseñanza, como lo prueba el ejemplo de filtrar agua”

  • Kinder, Experimento, Chile
    Los alumnos de una escuela básica visualizan el Sistema Solar para comprender mejor los nexos en las ciencias naturales.
    © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Educación
País/Región:
Sudáfrica
Nathalie von Siemens conversa sobre los planes para el futuro con alumnas de la escuela Musi High School en Soweto

Encuentros, experiencias y progresos de Experimento en Sudáfrica

La escuela primaria Intshayelelo es un establecimiento público ubicado en la Provincia Occidental del Cabo, Sudáfrica, al que asisten más de 1.200 alumnos y alumnas; es además uno de los muchos y diversos lugares que visitó Nathalie von Siemens en su viaje por Sudáfrica durante este otoño. La estadía de ocho días en las provincias Occidental y Oriental del Cabo y Gauteng se centró en el contacto personal y el intercambio directo con numerosos aliados que se han comprometido, junto a la fundación Siemens Stiftung, en lograr una educación moderna en ciencias naturales y tecnología. El núcleo de las actividades es el programa educativo internacional Experimento de la fundación Siemens Stiftung, que se aplica desde el año 2011 en Sudáfrica. Éste ofrece materiales, métodos e instrucciones para realizar clases orientadas en la experimentación y guiadas por el principio de aprender investigando a los pedagogos y maestros. Los contenidos son adaptados especialmente a los planes de enseñanza de cada lugar en cooperación con institutos dedicados a la formación de profesores y universidades locales.

Por el buen camino

La educación en ciencias naturales y tecnología es vital en el desarrollo personal de los jóvenes, sus oportunidades futuras y su contribución a la sociedad. Para que la educación logre su propósito, es particularmente importante el papel que juegan los docentes y sus posibilidades de transmitir los contenidos de las ciencias naturales y la tecnología. Cerca de 270 docentes y más de 20.000 escolares aprenden en la actualidad con Experimento. Un proceso exitoso que progresa en forma constante. Durante los últimos meses, el Science Competence Center en Johannesburgo ha formado a comprometidos docentes y estudiantes de pedagogía para aplicar en clases el programa Experimento. Su evaluación de los resultados: “La experiencia obtenida aquí me ha enseñado a superar mis inseguridades frente a las clases de ciencias naturales y tecnología, y a ganar confianza en la materia. ¡Estoy orgullosa de ello! Soy una joven profesora de ciencias naturales y se lo demostraré a todos”, explica convencida. Su colega añade: “Mis 55 alumnos tendrán ahora la oportunidad de poder comprender los conocimientos vinculados con las ciencias naturales y la tecnología a través de métodos cooperativos de enseñanza y con los más diversos materiales de experimentación. ¡Esta es una experiencia maravillosa!“ También lo es para la fundación Siemens Stiftung, pues la creciente demanda por Experimento y las positivas reacciones de los docentes muestran que la concepción e implementación de Experimento parecen ir por el buen camino.

El conocimiento tradicional vinculado a métodos de enseñanza modernos

La conversación entre Nathalie von Siemens y Keith Roy Langenhoven, Director de la School of Science and Mathematics, de la Western Cape University (UWC) se centró en destacar que este camino enfocado en el futuro también integra y transmite el conocimiento tradicional. El conocimiento indígena, el saber local y generalmente tradicional sobre medicina, agricultura, religión o ritos sigue teniendo hasta hoy gran importancia en muchas regiones de África, sin embargo, corre el riesgo de ser relegado  en el olvido. Gracias a Experimento es posible vincular y transmitir  este conocimiento tradicional con modernos métodos de enseñanza, como lo evidencia el ejemplo de “Filtrar agua”: un trozo de caña de azúcar sirve no sólo como bombilla para beber, sino también como una especie de tecnología tradicional para purificar agua. Al tomar agua desde charcos o arroyos se logra un efecto de purificación del agua en tanto las partículas quedan pegadas en las fibras de la caña de azúcar y son filtradas por ellas. Los ensayos de ciencias naturales de Experimento I 10+ describen un principio similar para la filtración de agua. Con el uso de arena, carbón, papel filtro o membranas específicas de filtración es posible obtener agua con diferentes niveles de pureza. La integración del conocimiento indígena en las clases tiende un puente entre las identidades culturales de los educandos y la implementación práctica de las ciencias naturales.

Sin embargo, Experimento une no sólo la sabiduría tradicional con la pedagogía moderna, también promueve el conocimiento transversal. Por ejemplo, la escuela Mthatha Excelsior High School es una escuela secundaria pública en el Cabo oriental, Sudáfrica. Los jóvenes del décimo curso trabajan concentradamente en la clase de física con Experimento I 10+ sobre el tema “Agua como acumulador de calor”. Se trata de los estados físicos del agua en forma de sólido, líquido y gas. Zola, de 16 años, toma la palabra con entusiasmo. “¡Esto lo hemos visto ya en la clase de química!”. Con esto se estimula a los alumnos a transferir los conocimientos adquiridos.

La clave de una educación orientada a resultados

Junto a las conversaciones destinadas al conocimiento e intercambio recíproco sobre el desarrollo de los contenidos de Experimento, el viaje a Sudáfrica se enfocó principalmente en el intercambio con expertos en educación. En la conversación con el Dr. Jonathan Clark, investigador en educación de la University of Cape Town y Director de las iniciativas Schools Improvement Initiative (SII) y Schools Development Unit (SDU) radicadas allí, una de las cuestiones fundamentales tratadas fue cuáles son las medidas estructurales que serían trascendentes para desarrollar procesos educativos orientados a los resultados a largo plazo y en forma sostenida. Su lema: ¡una gestión eficiente de las escuelas es la clave para un desarrollo exitoso de la educación en Sudáfrica! La gestión de las escuelas comprende todas las medidas que contribuyen al diseño y optimización de la escuela y los procesos escolares. Entre éstas se cuentan aspectos centrales como dirección, desarrollo de las clases y la escuela, manejo de conflictos y problemas, oportunidades de progreso del personal, administración y organización, así como procesos de trabajo funcionales y la asignación de recursos. “En la actualidad, una gestión exitosa de las escuelas es una tarea decisiva, no sólo en Sudáfrica sino en cualquier país. Las condiciones generales para ello ciertamente son diferentes en cada país y también es distinta la implementación en cada escuela. Sin embargo, las preguntas fundamentales son las mismas para cada escuela: ¿Cómo podemos organizar nuestra escuela de forma que generemos un entorno ideal para nuestros pedagogos? ¿Cómo generamos en nuestras escuelas condiciones óptimas de aprendizaje y desarrollo para nuestros alumnos? Estas preguntas ocupan de igual manera a los expertos y docentes en Sudáfrica, Alemania y Latinoamérica”, señaló Nathalie von Siemens después de visitar la Cape Town University, al hacer una retrospectiva de una semana de intensas experiencias en Sudáfrica.

“Gracias a Experimento es posible vincular y transmitir el conocimiento tradicional con modernos métodos de enseñanza, como lo prueba el ejemplo de filtrar agua”

Las ciencias naturales en el equipaje

Las ciencias naturales en el equipaje: Dieter Arnold capacita a docentes de todo el mundo, sobre el concepto de Experimento

Cuando Dieter Arnold viaja, lo hace con un equipaje inusual: en una mitad de su maleta lleva un par de  jeans, camisas y un pequeño neceser, y en la otra mitad lleva cables, hélices, globos, células solares y muchos otros pequeños objetos que han despertado las sospechas de más de un funcionario de aduanas. Sus viajes lo llevan a lugares diversos y coloridos, al igual que las personas que conoce allí.

Dieter Arnold es instructor del programa educativo Experimento y enseña a docentes de todo el mundo el principio del aprendizaje a través del descubrimiento.. Desde el año 2010 ha visitado Alemania, Sudáfrica, Kenia, Chile y Perú. Cada vez abordó la misma pregunta: ¿Cómo puedo lograr que los alumnos se interesen en temas relacionados a las ciencias naturales y a la tecnología, e incluso motivarlos a desarrollar sus propias ideas y proyectos utilizando lo aprendido?

Sin miedo a experimentar en las clases

En los talleres de cuatro días, el instructor muestra cómo preparar interesantes experimentos con materiales sencillos e implementarlos en la enseñanza de las ciencias naturales y la tecnología de una forma amena. La experimentación cautiva no sólo a los niños, sino también a los mismos docentes en cuanto comienzan con ella, lo que se evidencia en que siguen trabajando durante las pausas de café e incluso tiempo extra voluntario.. “Muchos docentes deben aprender ellos mismos a experimentar. En muchas ocasiones, su propia formación escolar y universitaria tuvo poca relación con la práctica”, cuenta Arnold.

“Usando materiales sencillos y fáciles de adquirir, y transmitiéndoles métodos interactivos a los docentes, buscamos quitarles el miedo a experimentar en el aula. Muchos se sorprenden: ¿Qué? ¿Con estos sencillos materiales podemos explicar temas tan complejos?” Un ejemplo concreto, fue un modelo de pulmón construido con: una botella de plástico vacía, un tubito, dos globos, cinta adhesiva y ya está listo el material ilustrativo para la clase de biología.

Compartir el entusiasmo y la experiencia

Dieter Arnold podría haberse jubilado desde hace tiempo, después de trabajar 35 años como profesor de química y educación física. Sin embargo, no quiso renunciar a su pasión por las ciencias naturales y la enseñanza. Desde entonces ha viajado a los más diversos países de África y América Latina a capacitar docentes. ¿Por qué lo hace? Lleva las ciencias naturales en el corazón. “Quiero contribuir a que los temas de las ciencias naturales atraigan a los alumnos y los motiven. Disfruto el transmitir a otros las experiencias que gané durante mi vida como profesor”, explica Arnold.

Lo que motivó su actividad actual fue su misión como profesor en el Deutschen Internationalen Schule (Colegio Alemán Internacional) en Ciudad del Cabo desde 1991 hasta 1999. “Allí conocí profesores de las localidadescercanas y me pude dar cuenta de las limitadas posibilidades que ofrecía el equipamiento de las escuelas para una enseñanza basada en la investigación. En conjunto buscamos una forma de reemplazar los caros instrumentos para las clases de química y física por materiales sencillos y baratos”, cuenta Arnold. “En ese contexto impartí mi primera capacitación a docentes”. Arnold trabaja desde el 2010 como instructor para el programa educativo Experimento e incluso contribuyó a desarrollar el módulo Experimento I 10+.

Alentar el desarrollo de enfoques propios

Dieter Arnold siempre se prepara intensamente para sus talleres. Junto con los docentes locales busca ejemplos prácticos, que incorporen las particularidades regionales, relacionados con los modelos de aplicación que por razones obvias son presentados de forma general en el manual de Experimento. “El principio de un circuito eléctrico es el mismo en todas partes, sin embargo, las posibilidades de aplicarlo son innumerables”, aclara Arnold. “En Kenia, por ejemplo, discutimos sobre cómo medir la profundidad del agua de un pozo con un instrumento sencillo. Éste es un ejemplo práctico que los docentes pueden incorporar en sus clases e incluso repetirlo con los niños. En cambio, en Chile vinculamos la unidad de aprendizaje sobre el circuito eléctrico con la asignatura de geografía. “Junto con los participantes del taller construimos un “electroquiz” (trivia que funciona con un circuito eléctrico), en el cual hay que clasificar cada uno de los países latinoamericanos y con eso se aprende al mismo tiempo algo sobre el propio país”, cuenta Arnold. “Esta relación local y concreta es lo que motiva a los alumnos a dedicarse a las ciencias naturales y a la tecnología incluso fuera de su horario escolar”.

Tender puentes entre el conocimiento global y local

“En Sudáfrica combinamos la unidad de estudio sobre purificación del agua a través de membranas de fibra hueca con los procedimientos transmitidos desde hace generaciones. Es el mismo principio que usaban antes para beber agua: aspirar el agua sucia de un río a través de un corto pedazo de caña de azúcar antes de beberla”, sigue contando Arnold. Siente fascinación justamente por estos puentes entre el conocimiento global y local. “No se trata de desechar el conocimiento transmitido, sino de integrarlo, subraya. “Todos los involucrados se benefician de ello”.

“El programa Experimento es finalmente sólo un catalizador”, resume. “Los métodos enseñados en los talleres animan a pensar más allá de las instrucciones que se les han entregado. Surgen enfoques nuevos y creativos, una forma totalmente distinta de enseñar”.

El principio de un circuito eléctrico es el mismo en todas partes, sin embargo, las posibilidades de aplicarlo son innumerables.”

  • ¿Cómo puedo lograr que los alumnos se interesen en las ciencias naturales y la tecnología? Los talleres de Experimento aportan ideas sobre métodos interactivos de enseñanza.
    © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Educación
País/Región:
Chile
El instructor de Experimento, Dieter Arnold, conversa con el Dr. Cristián Cox Donoso (PUC)

Las ciencias naturales en el equipaje: Dieter Arnold capacita a docentes de todo el mundo, sobre el concepto de Experimento

Cuando Dieter Arnold viaja, lo hace con un equipaje inusual: en una mitad de su maleta lleva un par de  jeans, camisas y un pequeño neceser, y en la otra mitad lleva cables, hélices, globos, células solares y muchos otros pequeños objetos que han despertado las sospechas de más de un funcionario de aduanas. Sus viajes lo llevan a lugares diversos y coloridos, al igual que las personas que conoce allí.

Dieter Arnold es instructor del programa educativo Experimento y enseña a docentes de todo el mundo el principio del aprendizaje a través del descubrimiento.. Desde el año 2010 ha visitado Alemania, Sudáfrica, Kenia, Chile y Perú. Cada vez abordó la misma pregunta: ¿Cómo puedo lograr que los alumnos se interesen en temas relacionados a las ciencias naturales y a la tecnología, e incluso motivarlos a desarrollar sus propias ideas y proyectos utilizando lo aprendido?

Sin miedo a experimentar en las clases

En los talleres de cuatro días, el instructor muestra cómo preparar interesantes experimentos con materiales sencillos e implementarlos en la enseñanza de las ciencias naturales y la tecnología de una forma amena. La experimentación cautiva no sólo a los niños, sino también a los mismos docentes en cuanto comienzan con ella, lo que se evidencia en que siguen trabajando durante las pausas de café e incluso tiempo extra voluntario.. “Muchos docentes deben aprender ellos mismos a experimentar. En muchas ocasiones, su propia formación escolar y universitaria tuvo poca relación con la práctica”, cuenta Arnold.

“Usando materiales sencillos y fáciles de adquirir, y transmitiéndoles métodos interactivos a los docentes, buscamos quitarles el miedo a experimentar en el aula. Muchos se sorprenden: ¿Qué? ¿Con estos sencillos materiales podemos explicar temas tan complejos?” Un ejemplo concreto, fue un modelo de pulmón construido con: una botella de plástico vacía, un tubito, dos globos, cinta adhesiva y ya está listo el material ilustrativo para la clase de biología.

Compartir el entusiasmo y la experiencia

Dieter Arnold podría haberse jubilado desde hace tiempo, después de trabajar 35 años como profesor de química y educación física. Sin embargo, no quiso renunciar a su pasión por las ciencias naturales y la enseñanza. Desde entonces ha viajado a los más diversos países de África y América Latina a capacitar docentes. ¿Por qué lo hace? Lleva las ciencias naturales en el corazón. “Quiero contribuir a que los temas de las ciencias naturales atraigan a los alumnos y los motiven. Disfruto el transmitir a otros las experiencias que gané durante mi vida como profesor”, explica Arnold.

Lo que motivó su actividad actual fue su misión como profesor en el Deutschen Internationalen Schule (Colegio Alemán Internacional) en Ciudad del Cabo desde 1991 hasta 1999. “Allí conocí profesores de las localidadescercanas y me pude dar cuenta de las limitadas posibilidades que ofrecía el equipamiento de las escuelas para una enseñanza basada en la investigación. En conjunto buscamos una forma de reemplazar los caros instrumentos para las clases de química y física por materiales sencillos y baratos”, cuenta Arnold. “En ese contexto impartí mi primera capacitación a docentes”. Arnold trabaja desde el 2010 como instructor para el programa educativo Experimento e incluso contribuyó a desarrollar el módulo Experimento I 10+.

Alentar el desarrollo de enfoques propios

Dieter Arnold siempre se prepara intensamente para sus talleres. Junto con los docentes locales busca ejemplos prácticos, que incorporen las particularidades regionales, relacionados con los modelos de aplicación que por razones obvias son presentados de forma general en el manual de Experimento. “El principio de un circuito eléctrico es el mismo en todas partes, sin embargo, las posibilidades de aplicarlo son innumerables”, aclara Arnold. “En Kenia, por ejemplo, discutimos sobre cómo medir la profundidad del agua de un pozo con un instrumento sencillo. Éste es un ejemplo práctico que los docentes pueden incorporar en sus clases e incluso repetirlo con los niños. En cambio, en Chile vinculamos la unidad de aprendizaje sobre el circuito eléctrico con la asignatura de geografía. “Junto con los participantes del taller construimos un “electroquiz” (trivia que funciona con un circuito eléctrico), en el cual hay que clasificar cada uno de los países latinoamericanos y con eso se aprende al mismo tiempo algo sobre el propio país”, cuenta Arnold. “Esta relación local y concreta es lo que motiva a los alumnos a dedicarse a las ciencias naturales y a la tecnología incluso fuera de su horario escolar”.

Tender puentes entre el conocimiento global y local

“En Sudáfrica combinamos la unidad de estudio sobre purificación del agua a través de membranas de fibra hueca con los procedimientos transmitidos desde hace generaciones. Es el mismo principio que usaban antes para beber agua: aspirar el agua sucia de un río a través de un corto pedazo de caña de azúcar antes de beberla”, sigue contando Arnold. Siente fascinación justamente por estos puentes entre el conocimiento global y local. “No se trata de desechar el conocimiento transmitido, sino de integrarlo, subraya. “Todos los involucrados se benefician de ello”.

“El programa Experimento es finalmente sólo un catalizador”, resume. “Los métodos enseñados en los talleres animan a pensar más allá de las instrucciones que se les han entregado. Surgen enfoques nuevos y creativos, una forma totalmente distinta de enseñar”.

El principio de un circuito eléctrico es el mismo en todas partes, sin embargo, las posibilidades de aplicarlo son innumerables.”

  • ¿Cómo puedo lograr que los alumnos se interesen en las ciencias naturales y la tecnología? Los talleres de Experimento aportan ideas sobre métodos interactivos de enseñanza.
    © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Educación
País/Región:
Chile
El instructor de Experimento, Dieter Arnold, conversa con el Dr. Cristián Cox Donoso (PUC)
Joven espíritu investigador, Experimento en Chile – una entrevista con Cristina Navarrete
  • En la escuela primaria Rayen Lafquen en la región Mapuche, los niños llevan a cabo una variedad de experimentos en sus clases. Los objetos cotidianos son muchas veces los que proveen de las mejores ideas a la hora de experimentar.
    © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Educación
País/Región:
Chile
Cristina Navarrete, docente de escuela primaria junto con su alumno Domingo.

Joven espíritu investigador, Experimento en Chile – una entrevista con Cristina Navarrete

Domingo tiene 14 años, es el mejor alumno de su clase y el penúltimo de doce hermanos. Sus padres poseen una estrecha franja de tierra que es cultivada por ellos, alrededor de su pequeña casa de madera cerca del río, el dinero que ganan es suficiente para su sobrevivencia, pero difícilmente abastece la educación de sus numerosos hijos. Sin embargo, Domingo sabe qué quiere llegar a ser: un mecánico eléctrico: "Desde que hicimos el experimento con el circuito eléctrico y se encendió la ampolleta”.

“¿Saben cómo suena el aire?”

Esta mañana la profesora Cristina Navarrete inicia la clase en la escuela primaria Rayen Lafquen, con una pregunta inusual: “¿Saben cómo suena el aire?” Las caras de veinte niños se invaden de curiosidad y entusiasmo al inflar un globo y al dejar escapar el aire por la boquilla, lo cual produce un chillido. Un maravilloso ruido ensordecedor invade la sala de clases donde se demuestra cómo se producen los sonidos por la presión del aire.

Este juego es uno de los muchos incluidos en las cajas de Experimento, que contienen materiales sencillos como papel filtro, pajitas, ampolletas, vasos de vidrio, y por supuesto, también globos de colores brillantes. Pero aún más sorprendente y aleccionador es el uso pedagógico que se puede dar a estos objetos. Por ejemplo, mezclar agua con todo tipo de suciedad y luego mirar con una lupa los residuos que se han recogido utilizando un papel filtro.

La caja de experimento ya es parte de nuestros útiles escolares

La escuela donde los niños pueden hacer un montón de ruido y jugar con agua, se aloja en una casa de madera, donde cuatro docentes enseñan a alrededor de cincuenta alumnos de la población indígena Mapuche en el sur del país, cerca de la ciudad de Villarrica. Al igual que las estufas de hierro fundido que temperan las cuatro aulas, Experimento forma parte del inventario de la escuela desde el verano de 2013, cuando fue introducido por la profesora Cristina Navarrete. Durante el último año, ella participó en los cuatro seminarios del programa organizados por la fundación Siemens Stiftung y la Universidad Católica de Chile. "Pude vivir lo mismo que percibo cada semana con mis alumnos: experimentar es entretenido y transmite a los niños una vivencia directa de logro. Ahora inventamos nosotros mismos los experimentos, por ejemplo, un teléfono que consiste sólo de dos vasos plásticos unidos por un cordón".

En 2011, Ulrike Wahl, en ese tiempo Directora Ejecutiva de la fundación Siemens Stiftung y ahora Consultora de Proyectos en Latinoamérica, viajó por primera vez a Chile en la búsqueda de socios y localidades adecuadas para Experimento. Se eligieron tres regiones: la ciudad de Santiago y Región Metropolitana, donde las escuelas de la Sociedad de Instrucción Primaria y muchas otras escuelas públicas o subvencionadas cubren las zonas con mayores índices de vulnerabilidad. La región de Antofagasta región desértica en el norte del país, cuya población requiere de mayores oportunidades de acceso a una educación de calidad y oportunidades de desenvolvimiento.  En el sur, la Araucanía, una de las regiones con mayores carencias estructurales y lugar histórico de los Mapuche, que viven dispersos en las zonas montañosas y boscosas. En esa parte del territorio chileno es donde se encuentra el mayor número de escuelas entre todas las regiones. Sobre todo son escuelas rurales, muchas de ellas unidocentes y multiniveles.

Alrededor de 400 docentes han sido capacitados

En la actualidad, de las 1.000 escuelas de la Araucanía, setenta están integradas en el proyecto de la fundación Siemens Stiftung. Siemens Stiftung junto a la Pontificia Universidad Católica de Chile-PUC han capacitado a 400 docentes como multiplicadores, que llevan a sus escuelas las cajas de Experimento.

La semana pasada, el curso de Cristina Navarrete se ocupó de resolver qué materiales serían adecuados para conducir electricidad. Los niños pusieron todo su empeño en tratar de conducir electricidad desde una pila a través de elásticos de goma, fósforos, y tiras de plástico hacia una ampolleta de la caja de Experimento. En vano. Únicamente Domingo se dio cuenta de inmediato que sólo el metal podía conducir la electricidad entre las pequeñas pinzas y de inmediato se lo explicó a sus compañeros. La alegría fue enorme cuando un tornillo, una plancha e incluso la estufa resultaron ser los medios adecuados e hicieron que se encendiera la ampolleta.

“Experimentar es entretenido y transmite a los niños una vivencia directa de logro”.

  • En la escuela primaria Rayen Lafquen en la región Mapuche, los niños llevan a cabo una variedad de experimentos en sus clases. Los objetos cotidianos son muchas veces los que proveen de las mejores ideas a la hora de experimentar.
    © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Educación
País/Región:
Chile
Cristina Navarrete, docente de escuela primaria junto con su alumno Domingo.

Joven espíritu investigador, Experimento en Chile – una entrevista con Cristina Navarrete

Domingo tiene 14 años, es el mejor alumno de su clase y el penúltimo de doce hermanos. Sus padres poseen una estrecha franja de tierra que es cultivada por ellos, alrededor de su pequeña casa de madera cerca del río, el dinero que ganan es suficiente para su sobrevivencia, pero difícilmente abastece la educación de sus numerosos hijos. Sin embargo, Domingo sabe qué quiere llegar a ser: un mecánico eléctrico: "Desde que hicimos el experimento con el circuito eléctrico y se encendió la ampolleta”.

“¿Saben cómo suena el aire?”

Esta mañana la profesora Cristina Navarrete inicia la clase en la escuela primaria Rayen Lafquen, con una pregunta inusual: “¿Saben cómo suena el aire?” Las caras de veinte niños se invaden de curiosidad y entusiasmo al inflar un globo y al dejar escapar el aire por la boquilla, lo cual produce un chillido. Un maravilloso ruido ensordecedor invade la sala de clases donde se demuestra cómo se producen los sonidos por la presión del aire.

Este juego es uno de los muchos incluidos en las cajas de Experimento, que contienen materiales sencillos como papel filtro, pajitas, ampolletas, vasos de vidrio, y por supuesto, también globos de colores brillantes. Pero aún más sorprendente y aleccionador es el uso pedagógico que se puede dar a estos objetos. Por ejemplo, mezclar agua con todo tipo de suciedad y luego mirar con una lupa los residuos que se han recogido utilizando un papel filtro.

La caja de experimento ya es parte de nuestros útiles escolares

La escuela donde los niños pueden hacer un montón de ruido y jugar con agua, se aloja en una casa de madera, donde cuatro docentes enseñan a alrededor de cincuenta alumnos de la población indígena Mapuche en el sur del país, cerca de la ciudad de Villarrica. Al igual que las estufas de hierro fundido que temperan las cuatro aulas, Experimento forma parte del inventario de la escuela desde el verano de 2013, cuando fue introducido por la profesora Cristina Navarrete. Durante el último año, ella participó en los cuatro seminarios del programa organizados por la fundación Siemens Stiftung y la Universidad Católica de Chile. "Pude vivir lo mismo que percibo cada semana con mis alumnos: experimentar es entretenido y transmite a los niños una vivencia directa de logro. Ahora inventamos nosotros mismos los experimentos, por ejemplo, un teléfono que consiste sólo de dos vasos plásticos unidos por un cordón".

En 2011, Ulrike Wahl, en ese tiempo Directora Ejecutiva de la fundación Siemens Stiftung y ahora Consultora de Proyectos en Latinoamérica, viajó por primera vez a Chile en la búsqueda de socios y localidades adecuadas para Experimento. Se eligieron tres regiones: la ciudad de Santiago y Región Metropolitana, donde las escuelas de la Sociedad de Instrucción Primaria y muchas otras escuelas públicas o subvencionadas cubren las zonas con mayores índices de vulnerabilidad. La región de Antofagasta región desértica en el norte del país, cuya población requiere de mayores oportunidades de acceso a una educación de calidad y oportunidades de desenvolvimiento.  En el sur, la Araucanía, una de las regiones con mayores carencias estructurales y lugar histórico de los Mapuche, que viven dispersos en las zonas montañosas y boscosas. En esa parte del territorio chileno es donde se encuentra el mayor número de escuelas entre todas las regiones. Sobre todo son escuelas rurales, muchas de ellas unidocentes y multiniveles.

Alrededor de 400 docentes han sido capacitados

En la actualidad, de las 1.000 escuelas de la Araucanía, setenta están integradas en el proyecto de la fundación Siemens Stiftung. Siemens Stiftung junto a la Pontificia Universidad Católica de Chile-PUC han capacitado a 400 docentes como multiplicadores, que llevan a sus escuelas las cajas de Experimento.

La semana pasada, el curso de Cristina Navarrete se ocupó de resolver qué materiales serían adecuados para conducir electricidad. Los niños pusieron todo su empeño en tratar de conducir electricidad desde una pila a través de elásticos de goma, fósforos, y tiras de plástico hacia una ampolleta de la caja de Experimento. En vano. Únicamente Domingo se dio cuenta de inmediato que sólo el metal podía conducir la electricidad entre las pequeñas pinzas y de inmediato se lo explicó a sus compañeros. La alegría fue enorme cuando un tornillo, una plancha e incluso la estufa resultaron ser los medios adecuados e hicieron que se encendiera la ampolleta.

“Experimentar es entretenido y transmite a los niños una vivencia directa de logro”.

Una educación de calidad a través de docentes calificados – una entrevista con el Dr. Cristián Cox Donoso
  • Anualmente más de 1.500 estudiantes son capacitados para una futura profesión docente en la Pontificia Universidad Católica en Santiago de Chile.
    © Pontificia Universidad Católica
Área de trabajo:
Educación
País/Región:
Chile
Dr. Cristián Cox Donoso, Decano de la Facultad de Educación de la Pontificia Universidad Católica.

Una educación de calidad a través de docentes calificados – una entrevista con el Dr. Cristián Cox Donoso, Decano de la Pontificia Universidad Católica de Chile

A través de seminarios de capacitación enfocados en el concepto de Experimento, los docentes aprenden a enseñar ciencias de una forma amigable para los niños. La Pontificia Universidad Católica de Chile, al igual que Fundación Chile, son dos socios importantes en este esfuerzo. La siguiente entrevista fue realizada a Cristián Cox Donoso, Decano de la Facultad de Educación, la cual anualmente capacita a más de 1.500 estudiantes para una profesión docente.

Señor Cox, el estudio PISA actual posiciona a Chile en el número 51 en comparación con 64 países. ¿Está usted decepcionado con este posicionamiento considerando que la universidad capacita a docentes?

Es necesario comparar esos resultados con los del estudio PISA del año 2000. Ha habido muchos acontecimientos desde que formamos parte del estudio por primera vez. Además, información reciente afirma que Chile se encuentra entre los países que más se han desarrollado durante los últimos diez años.

Sin embargo, los padres de familia de clase media y media-alta todavía envían a sus hijos a escuelas privadas, y la única opción de los niños de familias de bajos recursos son las escuelas municipales y públicas, donde usualmente los docentes tienen una capacitación insuficiente y son mal pagados.

Desafortunadamente, esa es la realidad, pero antes era peor. Durante el régimen de Pinochet, los docentes ganaban un equivalente a 200 euros mensuales y eso era suficiente únicamente para sobrevivir. Bajo ese régimen, se abolió la gratuidad de las matrículas y la educación pasó a ser privatizada y descentralizada. En la actualidad, nuestro presupuesto para la educación es siete veces más alto que a finales de los 80 y dos tercios de este incremento en el presupuesto están destinados al pago de salarios de los docentes.

¿Cree que esta inversión ha valido la pena?

Ciertamente se han hecho mejoras importantes. Por ejemplo, en la proporción de estudiantes matriculados en preescolar y a nivel universitario. Actualmente hay más becas y las condiciones de infraestructura han mejorado dramáticamente, tenemos mejores escuelas, más libros, y computadoras. Un claro ejemplo, en 1995 cerca de 200 estudiantes debían compartir su computadora, mientras que hoy en día el número ha bajado a trece. En ese entonces, el horario de clases estaba dividido en dos jornadas: la mitad de los niños iba a la escuela en la mañana y la otra mitad iba en la tarde. Hoy en día, Chile tiene únicamente escuelas de jornada completa para todos. Nos tomó diez años construir y equipar las escuelas, ahora es necesario mejorar la calidad de la enseñanza.

Al parecer Chile presenta una falta de docentes calificados. ¿Cuál es el problema de fondo?

Los docentes calificados son el pilar de la sociedad del conocimiento. Ellos forman parte esencial en el desarrollo continuo de un país y sólo recientemente, las autoridades gubernamentales han tomado en cuenta este hecho. A pesar de que el Ministerio de Educación ha provisto de considerables recursos en los últimos 15 años, sólo ahora estos fondos han sido asignados a nivel nacional y los objetivos a ser alcanzados han sido definidos. Sin embargo, sólo aquellos que ofrecen alta calidad y demuestran progreso, son los que reciben financiamiento, caso contrario los fondos son retirados.

¿Cómo se logra mejorar la calidad de la enseñanza en las universidades?

Estamos cambiando el anterior pensum de estudios que fue definido individualmente por expertos ya que, era difícilmente aplicable en la práctica en las escuelas. Esto es esencialmente lo necesario para la capacitación de los docentes. En nuestros programas de grado, ofrecemos 65 nuevos cursos que toman en cuenta la interacción entre el área de estudios y las habilidades para la enseñanza. Lo que distingue a un docente capacitado es la habilidad de profundizar sobre un tema específico en el aula y transmitirlo con destreza.

¿Y esto, qué significa en la práctica?

Cada semestre, enviamos 400 estudiantes a las escuelas en Santiago, donde deben trabajar en conjunto con los docentes de cada escuela y un profesor auxiliar de la universidad. Ciertamente es un reto trabajar armoniosamente y en conjunto, pero también es un reto permanente el capacitar a los docentes para combinar el conocimiento teórico y práctico.

¿Por qué? ¿Quién representa el problema: los alumnos o los profesores?

También los profesores. El mundo de la academia se esfuerza por participar con alma y corazón en el mundo escolar, y las universidades deben hacer lo mismo; de lo contrario, no pueden educar a los docentes, y es aquí donde la fundación Siemens Stiftung entra en juego. Necesitamos nuevos conceptos, ideas y herramientas. Es por eso, que nuestros docentes se capacitan en el extranjero, estamos en contacto con centros de excelencia en Canadá, Estados Unidos, y otros países industrializados. En este contexto, nuestra alianza con la fundación Siemens Stiftung es estratégica. En el caso de Chile y de otros países latinoamericanos, la enseñanza de ciencias naturales no está bien posicionada, es por eso que Experimento con su dinámico principio resulta una ayuda invaluable, particularmente en esta área. Los niños se convierten en pequeños científicos y esto a su vez ayuda a los docentes y a los estudiantes a superar las limitaciones de la enseñanza expositiva.

¿Por qué Experimento fue implementado en el pequeño pueblo de Villarica en el sur y no en la capital Santiago?

Villarica es un área rural donde los docentes están deseosos y motivados en continuar educando. Mientras que aquí en Santiago, los maestros reaccionan de manera escéptica a nuevas metodologías. Sin embargo, esto es simplemente una cuestión de tiempo hasta que ellos se den cuenta que las nuevas metodologías de enseñanza, ayudan a los docentes y  a sus alumnos. La alianza de la fundación Siemens Stiftung a través de Experimento, empezó en nuestro campus regional del sur, en una de las facultades de educación más antiguas en el país y ahora ya está avanzando a Santiago. Nos encantaría tener más socios cooperantes como Siemens Stiftung tanto en la capacitación de docentes como en una educación continua.

¿Estaba usted convencido del éxito de Experimento desde sus inicios o se sentía escéptico al respecto?

Experimento es compatible en todos los aspectos con nuestro esfuerzo previo con el gobierno chileno, en lo concerniente a la educación. Sabía que era el enfoque correcto, dejando de lado la enseñanza expositiva y adoptando experiencias comunes, junto con la indagación. Esto no solo aplica a las ciencias naturales sino a todas las asignaturas.

¿Le gustaría predecir el rango de Chile en el estudio PISA de los próximos cinco años?

Cinco años es un periodo de tiempo muy corto para grandes cambios. Estoy convencido que a través de la presión que ya existe hacia las instituciones y profesionales, no mejoraremos a pasos agigantados pero sí de manera constante. La sociedad chilena es consciente de la necesidad de una sistema educativo de calidad y el gobierno ha respondido al hacer exigencias y al ofrecer su apoyo. Sin embargo, la mezcla perfecta de los dos es un tema siempre en discusión.

“El principio dinámico de Experimento resulta una ayuda invaluable”.

  • Anualmente más de 1.500 estudiantes son capacitados para una futura profesión docente en la Pontificia Universidad Católica en Santiago de Chile.
    © Pontificia Universidad Católica
Área de trabajo:
Educación
País/Región:
Chile
Dr. Cristián Cox Donoso, Decano de la Facultad de Educación de la Pontificia Universidad Católica.

Una educación de calidad a través de docentes calificados – una entrevista con el Dr. Cristián Cox Donoso, Decano de la Pontificia Universidad Católica de Chile

A través de seminarios de capacitación enfocados en el concepto de Experimento, los docentes aprenden a enseñar ciencias de una forma amigable para los niños. La Pontificia Universidad Católica de Chile, al igual que Fundación Chile, son dos socios importantes en este esfuerzo. La siguiente entrevista fue realizada a Cristián Cox Donoso, Decano de la Facultad de Educación, la cual anualmente capacita a más de 1.500 estudiantes para una profesión docente.

Señor Cox, el estudio PISA actual posiciona a Chile en el número 51 en comparación con 64 países. ¿Está usted decepcionado con este posicionamiento considerando que la universidad capacita a docentes?

Es necesario comparar esos resultados con los del estudio PISA del año 2000. Ha habido muchos acontecimientos desde que formamos parte del estudio por primera vez. Además, información reciente afirma que Chile se encuentra entre los países que más se han desarrollado durante los últimos diez años.

Sin embargo, los padres de familia de clase media y media-alta todavía envían a sus hijos a escuelas privadas, y la única opción de los niños de familias de bajos recursos son las escuelas municipales y públicas, donde usualmente los docentes tienen una capacitación insuficiente y son mal pagados.

Desafortunadamente, esa es la realidad, pero antes era peor. Durante el régimen de Pinochet, los docentes ganaban un equivalente a 200 euros mensuales y eso era suficiente únicamente para sobrevivir. Bajo ese régimen, se abolió la gratuidad de las matrículas y la educación pasó a ser privatizada y descentralizada. En la actualidad, nuestro presupuesto para la educación es siete veces más alto que a finales de los 80 y dos tercios de este incremento en el presupuesto están destinados al pago de salarios de los docentes.

¿Cree que esta inversión ha valido la pena?

Ciertamente se han hecho mejoras importantes. Por ejemplo, en la proporción de estudiantes matriculados en preescolar y a nivel universitario. Actualmente hay más becas y las condiciones de infraestructura han mejorado dramáticamente, tenemos mejores escuelas, más libros, y computadoras. Un claro ejemplo, en 1995 cerca de 200 estudiantes debían compartir su computadora, mientras que hoy en día el número ha bajado a trece. En ese entonces, el horario de clases estaba dividido en dos jornadas: la mitad de los niños iba a la escuela en la mañana y la otra mitad iba en la tarde. Hoy en día, Chile tiene únicamente escuelas de jornada completa para todos. Nos tomó diez años construir y equipar las escuelas, ahora es necesario mejorar la calidad de la enseñanza.

Al parecer Chile presenta una falta de docentes calificados. ¿Cuál es el problema de fondo?

Los docentes calificados son el pilar de la sociedad del conocimiento. Ellos forman parte esencial en el desarrollo continuo de un país y sólo recientemente, las autoridades gubernamentales han tomado en cuenta este hecho. A pesar de que el Ministerio de Educación ha provisto de considerables recursos en los últimos 15 años, sólo ahora estos fondos han sido asignados a nivel nacional y los objetivos a ser alcanzados han sido definidos. Sin embargo, sólo aquellos que ofrecen alta calidad y demuestran progreso, son los que reciben financiamiento, caso contrario los fondos son retirados.

¿Cómo se logra mejorar la calidad de la enseñanza en las universidades?

Estamos cambiando el anterior pensum de estudios que fue definido individualmente por expertos ya que, era difícilmente aplicable en la práctica en las escuelas. Esto es esencialmente lo necesario para la capacitación de los docentes. En nuestros programas de grado, ofrecemos 65 nuevos cursos que toman en cuenta la interacción entre el área de estudios y las habilidades para la enseñanza. Lo que distingue a un docente capacitado es la habilidad de profundizar sobre un tema específico en el aula y transmitirlo con destreza.

¿Y esto, qué significa en la práctica?

Cada semestre, enviamos 400 estudiantes a las escuelas en Santiago, donde deben trabajar en conjunto con los docentes de cada escuela y un profesor auxiliar de la universidad. Ciertamente es un reto trabajar armoniosamente y en conjunto, pero también es un reto permanente el capacitar a los docentes para combinar el conocimiento teórico y práctico.

¿Por qué? ¿Quién representa el problema: los alumnos o los profesores?

También los profesores. El mundo de la academia se esfuerza por participar con alma y corazón en el mundo escolar, y las universidades deben hacer lo mismo; de lo contrario, no pueden educar a los docentes, y es aquí donde la fundación Siemens Stiftung entra en juego. Necesitamos nuevos conceptos, ideas y herramientas. Es por eso, que nuestros docentes se capacitan en el extranjero, estamos en contacto con centros de excelencia en Canadá, Estados Unidos, y otros países industrializados. En este contexto, nuestra alianza con la fundación Siemens Stiftung es estratégica. En el caso de Chile y de otros países latinoamericanos, la enseñanza de ciencias naturales no está bien posicionada, es por eso que Experimento con su dinámico principio resulta una ayuda invaluable, particularmente en esta área. Los niños se convierten en pequeños científicos y esto a su vez ayuda a los docentes y a los estudiantes a superar las limitaciones de la enseñanza expositiva.

¿Por qué Experimento fue implementado en el pequeño pueblo de Villarica en el sur y no en la capital Santiago?

Villarica es un área rural donde los docentes están deseosos y motivados en continuar educando. Mientras que aquí en Santiago, los maestros reaccionan de manera escéptica a nuevas metodologías. Sin embargo, esto es simplemente una cuestión de tiempo hasta que ellos se den cuenta que las nuevas metodologías de enseñanza, ayudan a los docentes y  a sus alumnos. La alianza de la fundación Siemens Stiftung a través de Experimento, empezó en nuestro campus regional del sur, en una de las facultades de educación más antiguas en el país y ahora ya está avanzando a Santiago. Nos encantaría tener más socios cooperantes como Siemens Stiftung tanto en la capacitación de docentes como en una educación continua.

¿Estaba usted convencido del éxito de Experimento desde sus inicios o se sentía escéptico al respecto?

Experimento es compatible en todos los aspectos con nuestro esfuerzo previo con el gobierno chileno, en lo concerniente a la educación. Sabía que era el enfoque correcto, dejando de lado la enseñanza expositiva y adoptando experiencias comunes, junto con la indagación. Esto no solo aplica a las ciencias naturales sino a todas las asignaturas.

¿Le gustaría predecir el rango de Chile en el estudio PISA de los próximos cinco años?

Cinco años es un periodo de tiempo muy corto para grandes cambios. Estoy convencido que a través de la presión que ya existe hacia las instituciones y profesionales, no mejoraremos a pasos agigantados pero sí de manera constante. La sociedad chilena es consciente de la necesidad de una sistema educativo de calidad y el gobierno ha respondido al hacer exigencias y al ofrecer su apoyo. Sin embargo, la mezcla perfecta de los dos es un tema siempre en discusión.

“El principio dinámico de Experimento resulta una ayuda invaluable”.

Enseñanza y aprendizaje interactivos – una entrevista con Patricia Matte Larraín en Chile

  • © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Educación
País/Región:
Chile
Patricia Matte Larraín, Sociedad de Instrucción Primaria-SIP

Enseñanza y aprendizaje interactivos

Patricia Matte Larraín proviene de una de las familias más tradicionales de Chile y por más de veinte años se ha involucrado en aportar a la mejora de la educación escolar a través de la red de colegios  Sociedad de Instrucción Primaria-SIP. Su ancestro y ejemplo a seguir, Don Claudio Matte Pérez, pedagogo, decano universitario, y filántropo fundó escuelas primarias en el siglo XIX, en barrios de bajos recursos en Chile. Patricia Matte continúa con el exitoso manejo de esta tan respetada red de colegios, en su honor.

Señora Matte, ¿recuerda la primera palabra que escribió?

¡Acabo de cumplir 70 años! No lo recuerdo.

Don Claudio Matte Pérez, uno de sus ancestros, escribió un libro de ortografía para principiantes hace 130 años. La primera palabra en el libro es: “Ojo”.

Sí, eso es correcto. Él era hermano de mi bisabuelo. En ese tiempo, solo existían contadas escuelas y Chile recién había ganado su independencia.

Don Claudio murió en 1956 a los 98 años de edad. ¿Usted alcanzó a conocerlo?

Sí, yo tenía 13 años cuando él murió. Lo recuerdo como un hombre perseverante que siempre nos motivó a aprender.

Aparentemente, él no solo fue su inspiración pero también la de muchos otros niños chilenos.

Eso es correcto. Su misión en la vida fue construir un sistema escolar. En la mitad del siglo XIX, cerca del 80 por ciento de chilenos no sabía leer ni escribir. Eso cambió después de que se fundó la Sociedad de Instrucción Primaria y Don Claudio comenzó a construir una escuela tras otra.

Después de 1970, bajo el gobierno de Salvador Allende, todas las escuelas fueron estatizadas...

…pero no las nuestras. En nuestra administración siempre tuvimos a representantes de todos los partidos y nuestra forma de enseñanza era considerada como efectiva. El financiamiento entregado por el gobierno fue reducido. Sin embargo, cuando Augusto Pinochet llegó al poder eso cambió ya que, se dieron subsidios para todos los niños en edad escolar, independientemente de la escuela a la que asistían. Este mandato, aún se aplica y nosotros nos mantenemos totalmente autónomos.

Hoy, Santiago tiene 18 escuelas SIP, especialmente en las regiones más vulnerables. ¿Debería haber más escuelas?

Sí, pero en las regiones, no en las ciudades. El problema en muchas regiones no es la falta de escuelas, sino la calidad de la educación. Los colegios municipales tienen algunas deficiencias.

¿Por qué?

Las escuelas son burocráticas e ineficientes; están atrapadas en un rígido sistema que paga salarios insuficientes a los docentes y de esta manera, es imposible deshacerse de docentes con bajo rendimiento. ¿A qué se debe tantos docentes de bajo rendimiento? Aún si se obtiene las calificaciones más bajas en la educación secundaria, se puede seguir una carrera docente en alrededor de 60 universidades del país. Sin embargo, esa pregunta debe estar direccionada a Cristián Cox, Decano de la Pontificia Universidad Católica de Santiago, la cual educa a muchos docentes.

La Pontificia Universidad Católica  tiene los estándares más altos en capacitación a docentes del país, pero Cox ve el problema de la misma manera que usted. Sin embargo, hay temas que no pueden cambiarse de un día para el otro.

Eso es verdad, pero ya es hora de hacer cambios. Y por esa razón, ya se ven nuevos enfoques: no sólo los profesores están siendo mejor pagados, pero también mejor capacitados. Sin embargo, en mi opinión, ha tomado demasiado tiempo implementar estos cambios. Es por esa razón, que nosotros hemos organizado nuestro propio taller de capacitación para profesores al interior de nuestra red.

¿Trabajan con Experimento?

Claro que sí. El programa Experimento de la fundación Siemens Stiftung es muy importante para nosotros. Ya fue introducido en tres escuelas y ha tenido resultados inmediatos. Ahora finalmente tenemos un instrumento adicional que nos ayuda a cumplir con nuestra política y nos da la oportunidad de extender este tipo de iniciativas de enseñanza y aprendizaje vigorosos hacia otras asignaturas. Creo que también deberíamos implementar el programa en pre-escolar. Y en este esfuerzo, Siemens Stiftung sería de gran ayuda una vez más.

Usted tiene cuatro hijos y quince nietos. ¿Quién seguirá sus pasos?

Yo nunca pararé. Así renuncie como Presidenta del SIP, continuaré visitando escuelas y ofreceré mi apoyo. Se lo debo a los niños de mi país y a Don Claudio.

La Sra. Matte fue entrevistada por Uschi Entenmann. Durante su visita en Chile, llevó a cabo varias entrevistas con representantes del sector educativo, material que también será publicado en nuestra página web.

Más información sobre el sistema educativo chileno

“Una enseñanza y aprendizaje vigorosos”. La Sociedad de Instrucción Primaria apoya al sistema educativo chileno con capacitación a docentes.


  • © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Educación
País/Región:
Chile
Patricia Matte Larraín, Sociedad de Instrucción Primaria-SIP

Enseñanza y aprendizaje interactivos

Patricia Matte Larraín proviene de una de las familias más tradicionales de Chile y por más de veinte años se ha involucrado en aportar a la mejora de la educación escolar a través de la red de colegios  Sociedad de Instrucción Primaria-SIP. Su ancestro y ejemplo a seguir, Don Claudio Matte Pérez, pedagogo, decano universitario, y filántropo fundó escuelas primarias en el siglo XIX, en barrios de bajos recursos en Chile. Patricia Matte continúa con el exitoso manejo de esta tan respetada red de colegios, en su honor.

Señora Matte, ¿recuerda la primera palabra que escribió?

¡Acabo de cumplir 70 años! No lo recuerdo.

Don Claudio Matte Pérez, uno de sus ancestros, escribió un libro de ortografía para principiantes hace 130 años. La primera palabra en el libro es: “Ojo”.

Sí, eso es correcto. Él era hermano de mi bisabuelo. En ese tiempo, solo existían contadas escuelas y Chile recién había ganado su independencia.

Don Claudio murió en 1956 a los 98 años de edad. ¿Usted alcanzó a conocerlo?

Sí, yo tenía 13 años cuando él murió. Lo recuerdo como un hombre perseverante que siempre nos motivó a aprender.

Aparentemente, él no solo fue su inspiración pero también la de muchos otros niños chilenos.

Eso es correcto. Su misión en la vida fue construir un sistema escolar. En la mitad del siglo XIX, cerca del 80 por ciento de chilenos no sabía leer ni escribir. Eso cambió después de que se fundó la Sociedad de Instrucción Primaria y Don Claudio comenzó a construir una escuela tras otra.

Después de 1970, bajo el gobierno de Salvador Allende, todas las escuelas fueron estatizadas...

…pero no las nuestras. En nuestra administración siempre tuvimos a representantes de todos los partidos y nuestra forma de enseñanza era considerada como efectiva. El financiamiento entregado por el gobierno fue reducido. Sin embargo, cuando Augusto Pinochet llegó al poder eso cambió ya que, se dieron subsidios para todos los niños en edad escolar, independientemente de la escuela a la que asistían. Este mandato, aún se aplica y nosotros nos mantenemos totalmente autónomos.

Hoy, Santiago tiene 18 escuelas SIP, especialmente en las regiones más vulnerables. ¿Debería haber más escuelas?

Sí, pero en las regiones, no en las ciudades. El problema en muchas regiones no es la falta de escuelas, sino la calidad de la educación. Los colegios municipales tienen algunas deficiencias.

¿Por qué?

Las escuelas son burocráticas e ineficientes; están atrapadas en un rígido sistema que paga salarios insuficientes a los docentes y de esta manera, es imposible deshacerse de docentes con bajo rendimiento. ¿A qué se debe tantos docentes de bajo rendimiento? Aún si se obtiene las calificaciones más bajas en la educación secundaria, se puede seguir una carrera docente en alrededor de 60 universidades del país. Sin embargo, esa pregunta debe estar direccionada a Cristián Cox, Decano de la Pontificia Universidad Católica de Santiago, la cual educa a muchos docentes.

La Pontificia Universidad Católica  tiene los estándares más altos en capacitación a docentes del país, pero Cox ve el problema de la misma manera que usted. Sin embargo, hay temas que no pueden cambiarse de un día para el otro.

Eso es verdad, pero ya es hora de hacer cambios. Y por esa razón, ya se ven nuevos enfoques: no sólo los profesores están siendo mejor pagados, pero también mejor capacitados. Sin embargo, en mi opinión, ha tomado demasiado tiempo implementar estos cambios. Es por esa razón, que nosotros hemos organizado nuestro propio taller de capacitación para profesores al interior de nuestra red.

¿Trabajan con Experimento?

Claro que sí. El programa Experimento de la fundación Siemens Stiftung es muy importante para nosotros. Ya fue introducido en tres escuelas y ha tenido resultados inmediatos. Ahora finalmente tenemos un instrumento adicional que nos ayuda a cumplir con nuestra política y nos da la oportunidad de extender este tipo de iniciativas de enseñanza y aprendizaje vigorosos hacia otras asignaturas. Creo que también deberíamos implementar el programa en pre-escolar. Y en este esfuerzo, Siemens Stiftung sería de gran ayuda una vez más.

Usted tiene cuatro hijos y quince nietos. ¿Quién seguirá sus pasos?

Yo nunca pararé. Así renuncie como Presidenta del SIP, continuaré visitando escuelas y ofreceré mi apoyo. Se lo debo a los niños de mi país y a Don Claudio.

La Sra. Matte fue entrevistada por Uschi Entenmann. Durante su visita en Chile, llevó a cabo varias entrevistas con representantes del sector educativo, material que también será publicado en nuestra página web.

Más información sobre el sistema educativo chileno

“Una enseñanza y aprendizaje vigorosos”. La Sociedad de Instrucción Primaria apoya al sistema educativo chileno con capacitación a docentes.

Experiméntalo tú mismo – Experimento en la escuela secundaria Musi High School en Sudáfrica
  • La maestra de física Alfridah Bilankulu y sus estudiantes experimentan juntos. Ella recibió sugerencias didácticas y metodológicas en la capacitación de Experimento, ofrecida por la fundación Siemens Stiftung.
    © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Educación
País/Región:
Sudáfrica

¡Experiméntalo tú mismo!

En Soweto, Alfridah Bilankulu ameniza sus clases de física con Experimento.

Todos están de buen humor con las vacaciones a la vuelta de la esquina. Alfridah Bilankulu ha decidido llevar a cabo un experimento el día de hoy con su clase de 10mo grado. Alfridah es una profesora en la escuela secundaria Musi High School en Soweto, abreviación de “South Western Townships” (Municipio del Sudoeste), un barrio en Johannesburgo. Por un largo periodo de tiempo, fue considerada una ciudad poco privilegiada sin embargo, con el fin del apartheid, ha experimentado un repunte lento pero continuo. La educación ha jugado un papel clave en esto.

Capacitación práctica en talleres para docentes

A partir de mediados de 1900, el plan de estudios y las capacitaciones para docentes, los cuales fueron estrictamente divididos durante el apartheid, han sido alineados paso a paso. Sólo recientemente, los experimentos se han convertido en un requisito en el plan de estudios. Para Alfridah, esto significa un arduo trabajo ya que, ella misma tuvo que aprender cómo llevar a cabo y cómo enseñar dichos experimentos. El año pasado, ella obtuvo gran apoyo a través del curso de capacitación avanzado de Experimento.

Experimento es el nombre del programa educativo internacional de la fundación Siemens Stiftung. El programa provee un enfoque didáctico y metodológico para experimentos en el aula de clases. Su objetivo es ofrecer una enseñanza interactiva, vinculada a la vida real, que motive a los estudiantes a descubrir las ciencias y la tecnología, e influir en sus perspectivas de futuro profesional. Los contenidos han sido adaptados a las necesidades educativas específicas y al plan de estudios de cada país, en cooperación con institutos de capacitación docente y universidades locales.

“Lo mejor de los seminarios de Experimento es que se puede seguir paso a paso los experimentos individuales, junto con otros profesores de ciencias. Eso te da seguridad”, dice Alfridah. “Hasta hace poco, yo era la única profesora de física en Musi High School y no tenía la oportunidad de consultar sobre ciertos temas con nadie. A través de los talleres de Experimento, he conocido a otro docente en el área y ahora intercambiamos ideas regularmente”.

Aprendiendo ciencias naturales a través de la indagación

Mientras Alfridah todavía revisa los materiales para llevar a cabo el experimento, sus estudiantes ya empezaron a leer las instrucciones y a comentar sobre cómo preparar el experimento. “Necesitamos tres vasos de agua – uno con sal de mesa y otro con ácido cítrico”, dice Masego. Ella conoce el experimento porque ya lo realizaron en su clase. “Siempre se necesita zinc y un clavo de cobre”, responde Sannah. “Entonces, sostenemos uno de los tres vasos y comprobamos la tensión”. Todos quedan mirando el multímetro. Nada sucede- decenas de rostros miran confundidos. Algo parece estar mal con el instrumento de medición.

Thami, quien recuerda perfectamente el experimento, ofrece una explicación. “Yo les puedo explicar qué es exactamente lo que debe suceder”, dice. “La corriente fluye en los tres experimentos; el líquido establece una conexión entre los diferentes clavos polarizados". “Esa es la mayor ventaja de los experimentos”, explica Afridah. “Cuando los niños intentan hacer algo por sí mismos, no olvidan rápidamente esa experiencia”.

Los estudiantes de Alfridah han empezado a limpiar después del experimento. De repente, la puerta se abre y aparece un estudiante colgando un multímetro en el aire. “Lo acabo de abrir y no tiene baterías”, todos ríen. Ahora sí funciona.

La hora de clases terminó. Todo se guarda y ¡las vacaciones empiezan!

“Lo mejor de los seminarios de Experimento es que se puede seguir paso a paso los experimentos individuales, junto con otros profesores de ciencias. Eso te da seguridad”.

  • La maestra de física Alfridah Bilankulu y sus estudiantes experimentan juntos. Ella recibió sugerencias didácticas y metodológicas en la capacitación de Experimento, ofrecida por la fundación Siemens Stiftung.
    © Siemens Stiftung
Área de trabajo:
Educación
País/Región:
Sudáfrica

¡Experiméntalo tú mismo!

En Soweto, Alfridah Bilankulu ameniza sus clases de física con Experimento.

Todos están de buen humor con las vacaciones a la vuelta de la esquina. Alfridah Bilankulu ha decidido llevar a cabo un experimento el día de hoy con su clase de 10mo grado. Alfridah es una profesora en la escuela secundaria Musi High School en Soweto, abreviación de “South Western Townships” (Municipio del Sudoeste), un barrio en Johannesburgo. Por un largo periodo de tiempo, fue considerada una ciudad poco privilegiada sin embargo, con el fin del apartheid, ha experimentado un repunte lento pero continuo. La educación ha jugado un papel clave en esto.

Capacitación práctica en talleres para docentes

A partir de mediados de 1900, el plan de estudios y las capacitaciones para docentes, los cuales fueron estrictamente divididos durante el apartheid, han sido alineados paso a paso. Sólo recientemente, los experimentos se han convertido en un requisito en el plan de estudios. Para Alfridah, esto significa un arduo trabajo ya que, ella misma tuvo que aprender cómo llevar a cabo y cómo enseñar dichos experimentos. El año pasado, ella obtuvo gran apoyo a través del curso de capacitación avanzado de Experimento.

Experimento es el nombre del programa educativo internacional de la fundación Siemens Stiftung. El programa provee un enfoque didáctico y metodológico para experimentos en el aula de clases. Su objetivo es ofrecer una enseñanza interactiva, vinculada a la vida real, que motive a los estudiantes a descubrir las ciencias y la tecnología, e influir en sus perspectivas de futuro profesional. Los contenidos han sido adaptados a las necesidades educativas específicas y al plan de estudios de cada país, en cooperación con institutos de capacitación docente y universidades locales.

“Lo mejor de los seminarios de Experimento es que se puede seguir paso a paso los experimentos individuales, junto con otros profesores de ciencias. Eso te da seguridad”, dice Alfridah. “Hasta hace poco, yo era la única profesora de física en Musi High School y no tenía la oportunidad de consultar sobre ciertos temas con nadie. A través de los talleres de Experimento, he conocido a otro docente en el área y ahora intercambiamos ideas regularmente”.

Aprendiendo ciencias naturales a través de la indagación

Mientras Alfridah todavía revisa los materiales para llevar a cabo el experimento, sus estudiantes ya empezaron a leer las instrucciones y a comentar sobre cómo preparar el experimento. “Necesitamos tres vasos de agua – uno con sal de mesa y otro con ácido cítrico”, dice Masego. Ella conoce el experimento porque ya lo realizaron en su clase. “Siempre se necesita zinc y un clavo de cobre”, responde Sannah. “Entonces, sostenemos uno de los tres vasos y comprobamos la tensión”. Todos quedan mirando el multímetro. Nada sucede- decenas de rostros miran confundidos. Algo parece estar mal con el instrumento de medición.

Thami, quien recuerda perfectamente el experimento, ofrece una explicación. “Yo les puedo explicar qué es exactamente lo que debe suceder”, dice. “La corriente fluye en los tres experimentos; el líquido establece una conexión entre los diferentes clavos polarizados". “Esa es la mayor ventaja de los experimentos”, explica Afridah. “Cuando los niños intentan hacer algo por sí mismos, no olvidan rápidamente esa experiencia”.

Los estudiantes de Alfridah han empezado a limpiar después del experimento. De repente, la puerta se abre y aparece un estudiante colgando un multímetro en el aire. “Lo acabo de abrir y no tiene baterías”, todos ríen. Ahora sí funciona.

La hora de clases terminó. Todo se guarda y ¡las vacaciones empiezan!

“Lo mejor de los seminarios de Experimento es que se puede seguir paso a paso los experimentos individuales, junto con otros profesores de ciencias. Eso te da seguridad”.